La compañía china SAIC hará renacer a Rover

“No es una compra, sino un acuerdo de colaboración", explica Shanghai Automotive Industries Corporation (SAIC). Sin embargo, lo cierto es que la compañía china será la poseedora del 70 por ciento de la joint venture que creará con Rover, en la que invertirá 1.430 millones de euros. Con esta cantidad, compra los derechos de diseño y desarrollo de los futuros modelos de la marca.

La nueva parrilla toma protagonismo.
La nueva parrilla toma protagonismo.

SAIC ya tiene una puerta de entrada en Europa: cuando el Gobierno chino dé el visto bueno a su acuerdo de colaboración con MG Rover (lo que podría ocurrir a principios de 2005), la compañía asiática constituirá una joint venture con el fabricante británico. SAIC tendrá el control del 70 por ciento de esta sociedad.Ambas partes aseguran que no se trata de una compra, sino de “una asociación". La empresa china invertirá 1.460 millones de euros, lo que servirá para garantizar los 6.100 puestos de trabajo de Rover. Con esta transacción, también se hará con los derechos de diseño y desarrollo de la automovilística británica.La joint venture producirá un millón de vehículos al año. Éstos serán ensamblados en Shanghai (800.000) y Longbride (Inglaterra), donde las líneas de montaje ampliarán su actividad hasta llegar a las 200.000 unidades anuales, frente a las 110.000 que ha manufacturado en 2004.La inversión realizada por SAIC servirá para la creación y el desarrollo de nuevos modelos. El primero de ellos llegará al mercado en 2006, y será uno de los más importantes para la marca inglesa, ya que sustituirá al Rover 45. Después, se presentarán un minivehículo, un coche de alta gama y un deportivo.MG Rover atraviesa una crisis financiera. Con una gama de cuatro modelos –25, Streetwise, 45 y 75, además de las variantes deportivas firmadas por MG-, sus ventas en Europa han caído un 16 por ciento hasta octubre, mientras que su cuota de mercado es inferior al 1 por ciento. Este año, sus pérdidas operativas superarán los 171 millones de euros del ejercicio pasado. Sus directivos, que han sido duramente criticados por no aportar soluciones a la situación, anunciaron ayer que rebajarían sus salarios, así como el fondo de pensiones creado en 2002 para garantizar pagos a los altos cargos. Curiosamente, uno de los pocos mercados donde aún se mantiene pujante Rover es el español. En nuestro país, sus modelos tienen buena acogida. Tanto es así que, después de Inglaterra, España es el lugar donde más Rover se venden.
La marca, única de origen inglés que aún sigue en manos británicas, es propiedad de Phoenix Venture, compañía liderada por John Towers (ex–directivo de Rover) y por el multimillonario John Hemming. Ambos adquirieron la automovilística en 2000, por la simbólica cifra de 10 libras (14,2 euros), tras comprarla a BMW. La compañía alemana, que se hizo con Rover en 1994, invirtió en la empresa británica 4.500 millones de euros hasta el momento de su venta, cuando ya había perdido una suma importante de dinero, según el diario “La Gaceta de los Negocios".
Ésta será la segunda gran inversión de SAIC en 2004. La empresa china, que pretende convertirse en uno de los seis primeros fabricantes mundiales antes del año 2020, acaba de comprar el 48,9 por ciento de la marca coreana Ssanyong.
La compañía china también ha formado alianzas con varios fabricantes europeos para producir y vender en los mercados asiáticos los modelos occidentales.