La Comisión investigará las ayudas gubernamentales a Almussafes

La Comisión Europea ha decidido abrir una investigación sobre unas ayudas públicas concedidas por el Ejecutivo español a la planta valenciana de Almussafes para la fabricación de un nuevo motor.

El órgano comunitario "tiene dudas" sobre si la ayuda, de 2.169 millones de pesetas, cumple con las directrices comunitarias de inversiones estatales al sector de vehículos a motor.
Este hecho se remonta a diciembre del año pasado. En esta fecha el Gobierno español notificó a las autoridades comunitarias este proyecto de ayuda que debía posibilitar que la producción de un nuevo motor de Ford, el I4, se empezará a fabricar en la planta valenciana de Almussafes. Este propulsor está destinado a los modelos Focus y Mondeo a partir de 2003.
Para poder conceder ayudas regionales en el sector del automóvil, el Estado debe demostrar que el fabricante dispone de otra ubicación para establecer esa nueva producción y que es más ventajosa. La ayuda gubernamental debe servir para compensar esa desventaja.
Ford, según fuentes del Ejecutivo español, tenía la posibilidad de elegir la factoría británica de Bridgend. Esta planta fue sometida a un análisis coste-beneficio y se concluyó que "Almussafes tenía una desventaja comparativa del 10,8 por ciento", lo que justificaba una inversión del 4,88 por ciento.

Bruselas no comparte los postulados del Gobierno español, ya que cree que España no ha presentado "pruebas suficientes de que el inversor (Ford) se plantease seriamente elegir la fábrica británica".
Además, la Comisión señala que "el análisis coste-beneficio no prueba que la elección de Almussafes no implique una desventaja en materia de costes en comparación con Bridgend". Este mismo órgano duda sobre la justificación de los costes de maquinaria y equipos que se notificaron, los costes de transporte de motores y la inclusión de los costes relacionados con los despidos que habría que llevarse a cabo de no concederse la fabricación del I4 a Valencia.

El Gobierno español ha indicado que colaborará con la Comisión en su investigación, aunque en palabras de la ministra de Ciencia y Tecnología Anna Birulés, "todas las ayudas concedidas a las plantas de fabricación españolas del sector del automóvil han sido dadas dentro del marco legal". Ford, por su parte, ha señalado que facilitará "toda la información" que se les solicite.

Los mejores vídeos