La Comisión Europea establecerá medidas para reducir el uso de la carretera

Ya se conocen las líneas básicas que regirán durante esta década el funcionamiento de los transportes en toda Europa. En Bruselas, están dispuestos a luchar contra el creciente uso de la carretera, ya que, según la Comisión Europea, si no se hace nada de aquí al año 2010, sólo el tránsito de camiones aumentará un 50 por ciento. Las notables diferencias entre las tarifas que cobran los distintos países del Viejo Continente por el uso de sus infraestructuras o la creciente degradación del medioambiente también se encuentran en el punto de mira del Ejecutivo comunitario.

La Comisión Europea establecerá medidas para reducir el uso de la carretera
La Comisión Europea establecerá medidas para reducir el uso de la carretera

El próximo septiembre se presentará el Libro Blanco de Transportes. No se trata de un bestseller de moda, sino de una normativa que regirá el funcionamiento de los transportes en Europa hasta el año 2010. Ayer, el equipo que dirige Loyola de Palacio presentó las líneas básicas que regirán este documento.

El objetivo principal del Ejecutivo comunitario, según afirma, es reducir el uso creciente de la carretera, acabar con las diferencias de tarifas que los países europeos imponen para permitir el uso de sus infraestructuras y potenciar el respeto al medio ambiente.


Carreteras más fluidas
Según la Comisión Europea, el mayor grueso del transporte de pasajeros (un 78 por ciento del total) y del de mercancías (un 44 por ciento) es absorbido por la carretera, unas cifras que aumentan constantemente. "Si no se hace nada de aquí al año 2010, sólo el transporte de camiones aumentará un 50 por ciento", han señalado.

Para evitar la congestión progresiva de estas vías, la CE pretende suprimir los llamados "cuellos de botella" o zonas de gran densidad de circulación y potenciar, mediante inversiones, el uso del ferrocarril, el transporte marítimo y el fluvial.

El Ejecutivo comunitario también quiere conseguir carreteras más seguras y ha anunciado que reducirá en un 50 por ciento el número de víctimas de accidentes de circulación de aquí al año 2010. Para conseguir esta meta, propondrá leyes para armonizar la señalización de los lugares especialmente peligrosos y para aumentar los controles y sanciones por exceso de velocidad y consumo de alcohol.

Igualdad de tarifas

Europa avanza hacia la unidad y ésta implica igualar las tarifas que pagan los distintos ciudadanos del Viejo Continente. Según la CE, se necesita un sistema equitativo de tarifas por el uso de las infraestructuras.

"Ya sean aeropuertos, puertos, carreteras, vías férreas o vías navegables, el precio por utilizar estas infraestructuras debería variar según el mismo principio, en función de la categoría de las mismas, del período del día, de la distancia, del tamaño o el peso del vehículo y de cualquier otro factor que influya en la congestión, la degradación de la infraestructura o del medio ambiente", se ha señalado desde Bruselas. Es decir, los distintos gobiernos no se podrán comportar como señores feudales a la hora de implantar sus impuestos.

Además, la CE quiere armonizar la fiscalidad de los carburantes utilizados por los profesionales, en especial para el transporte por carretera, e incluir en las tarifas los costes externos derivados del uso de las infraestructuras.