La célula de combustible, rentable a partir de 2010

General Motors, el primer fabricante mundial de coches, ha indicado que piensa rentabilizar la comercialización de vehículos de célula de combustible a partir de 2010. Así lo ha señalado el director general adjunto de Investigación, Desarrollo y Planificación, Larry Burns, quien ha añadido que esta tecnología dejará “obsoletos" a los vehículos híbridos.

La compañía norteamericana estima que la venta de estos vehículos, cuyo coste de producción es todavía bastante elevado, comenzará a ser rentable a partir de 2010. En esa fecha, según Burns, “GM podría proponer a los clientes vehículos fascinantes a un precio que se puedan permitir y financieramente viable para la compañía". Al mismo tiempo, Burns ha continuado el debate sobre cómo será los automóviles del futuro. Ese debate enfrenta a los defensores de los vehículos híbridos con los que creen ciegamente en la célula de combustible.Hace unos días, representantes de Toyota, que estaban enseñando a la prensa cómo desarrollaban su híbrido Prius, afirmaron que este tipo de vehículos, que combinan motor de gasolina y batería eléctrica, seguirán siendo muy atractivos para los consumidores, incluso cuando los modelos de célula de combustible sean asequibles para el cliente medio.Para Burns, que ha rechazado la visión de la marca japonesa, la viabilidad de cada uno de estos conceptos se verá a largo plazo. El objetivo de General Motors es ser la primera marca que venda un millón de vehículos de célula de combustible y, para ello, ha invertido 1.000 millones de dólares. El año pasado, Toyota y Honda lanzaron al mercado modelos con esta tecnología, aunque sólo se comercializan como automóviles de alquiler a causa de su gran coste.