La carta a la CE enturbia el debate soberanista y deja una dimisión en el PSOE

La carta en la que eurodiputados catalanes denunciaban ante la Comisión Europea una supuesta amenaza militar de España ha enturbiado aún más el debate soberanista, marcado también por el 'rifirrafe' entre Artur Mas y Mariano Rajoy, y ha provocado indignación, apoyos, y la dimisión de un cargo socialista.

La polémica misiva se ha sumado a un ambiente ya caldeado por las declaraciones del presidente del Gobierno, en las que aseguró que el presidente catalán le dijo 'o lo tomas, o lo dejas' sobre el pacto fiscal, por lo que el debate con respecto a Cataluña se ha expandido hoy por los pasillos del Congreso y demás círculos políticos.

Allí, el portavoz de Convergencia i Unió, Pere Macías, ha dicho comprender el contenido de una carta que ve como una respuesta al 'exceso verbal' cometido por exmiembros del Ejército al respecto, una posición opuesta a la expresada por el PP, cuyo portavoz, Alfonso Alonso, ha pedido 'sensatez' y ha opinado que cartas como esa son un ataque a 'la inteligencia de los catalanes y los españoles'.

'No tiene ni pies, ni cabeza, ni sentido; deberían hacer una reflexión y rectificar', ha afirmado.

Alonso se refería así a la polémica misiva en la que los eurodiputados Ramon Tremosa (CiU), Raul Romeva (ICV), Maria Badía (PSC) y Ana Miranda (ERC) acusaban al vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras, y a dos excoroneles españoles, de haber amenazado con una intervención de las Fuerzas Armadas en Cataluña si se convoca un referéndum ilegal de autodeterminación.

Tras conocerse que los parlamentarios pedían a la comisaria que se pronunciase en contra de la posibilidad de que algún estamento militar recurra a la fuerza contra la población catalana, el propio Vidal-Quadras envió una carta a Reding para garantizarle que él nunca había hecho una amenaza así.

El asunto ha provocado además que hoy la eurodiputada del PSC Maria Badia presentara su dimisión como secretaria general de la delegación del PSOE en el Parlamento Europeo -si bien no como parlamentaria- por firmar una carta que el líder de su partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha considerado 'absolutamente equivocada'.

También el primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha contestado que no es bueno tensar a la sociedad catalana con un 'lenguaje paramilitar' y ha pedido 'mantener la razón y los puntos de diálogo'.

Su dimisión y la del resto de parlamentarios la había pedido, en declaraciones a Es Radio, el diputado del PP Carlos Iturgáiz, quien ha denunciado una 'campaña' contra Alejo Vidal-Quadras.

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha entrada también en la polémica y ha pedido al Gobierno español que 'se comprometa públicamente a no utilizar las Fuerzas Armadas' contra el pueblo de Cataluña si éste se expresa a favor de la independencia.

Otros representantes como el portavoz de ERC en el Congreso, Alfred Bosch, han dado también credibilidad a las denuncias de los eurodiputados y han advertido de que las 'amenazas' de los exmilitares o militares retirados sobre una eventual intervención en Cataluña 'no ayudan en absoluto a mantener el sistema democrático ni al diálogo entre todas las naciones y pueblos del Reino de España'.

En una línea similar, el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, ha asegurado que constataba la existencia de declaraciones de círculos militares sobre las aspiraciones soberanistas en Cataluña y ha rechazado que la petición de pacto fiscal de Artur Mas al presidente del Gobierno pueda interpretarse como una amenaza o un chantaje.

También el portavoz de Izquierda Plural, José Luis Centella, ha dicho que ha sentido 'algún tipo de amenaza' por parte de militares retirados, pero ha defendido que en ningún caso representan al conjunto de las Fuerzas Armadas.

Mucho menos comprensiva se ha mostrado la líder de UPyD, Rosa Díez, que ha tachado de 'insulto a todos los españoles' la carta de los eurodiputados, quienes a su juicio dan a entender que en España no hay democracia.

Su compañero de partido y eurodiputado Francisco Sosa Wagner ha preguntado a la Comisión Europea si considera que existe 'algún riesgo' para la democracia en España o una 'amenaza' militar contra Cataluña, que él niega, si declara su independencia tras la queja en este sentido expresada por cuatro eurodiputados catalanes.

Precisamente hoy IU ha hecho pública una respuesta del Gobierno fechada el pasado 15 de octubre en la que aseguraba que los militares retirados 'no están sujetos a las leyes penales y disciplinarias militares', por lo que no tienen limitado su derecho a expresarse libremente.

La pregunta se refería a si se pensaba tomar alguna medida disciplinaria contra la Asociación de Militares Españoles (AME) por publicar una nota en la que planteó la sedición y por expresar, a su juicio, 'continuas manifestaciones golpistas'.

Los mejores vídeos