La automoción española, acosada por el fisco

Si te vas a comprar un coche nuevo, debes saber que el 28 por ciento de su valor irá a las arcas del Estado. Pero hay mucho más: pagamos impuestos por los carburantes, por los peajes, por aparcar... Los fabricantes aseguran que la industria automovilística española juega en desventaja.

La automoción española, acosada por el fisco
La automoción española, acosada por el fisco

La patronal de los fabricantes de coches que operan en nuestro país (Anfac) ha echado cuentas. Durante el año 2002, Hacienda recaudó 19.760 millones de euros gracias a los 23 millones de vehículos que circulan en nuestro país. En realidad, la presión fiscal sólo recae en unos 21,5 millones de conductores (hay que descontar los vehículos que cada año se dan de baja). Es decir, que, por cada coche, pagamos 919 euros en impuestos. La mayoría “sale" de nuestro depósito de combustible: el impuesto de carburante acapara el 72 por ciento de las tasas. Según los fabricantes, es demasiada presión para un sector que él sólito genera el cinco por ciento del PIB (sin contar lo que a su vez aportaría la industria auxiliar del automóvil).“Esta enorme carga fiscal excede los costes externos que genera el automóvil y supone un obstáculo importante para el desarrollo del mercado español de vehículos", aseguran desde Anfac.

Por compra
Los vehículos nuevos pagan el impuesto de matriculación y la tasa de matriculación. También el IVA.
Los vehículos usados reciben el impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados y el IVA.

Por tener un coche
Se añade el impuesto de circulación y el impuesto sobre las Primas de Seguro.

Por el día a día
El conductor tiene que seguir pagando impuestos sobre los combustibles. También engorda las arcas del Estado cada vez que pasa por un peaje.
Además, existe fiscalidad en las reparaciones y el mantenimiento del automóvil.
Por si fuera poco, también se pagan diversas tasas y costes indirectos, como –por ejemplo- aparcamos en zonas azules o verdes.
Fuente: CEA

Anfac asegura que el impuesto de matriculación es un importante lastre del que hay que desprenderse. De hecho, los alemanes no pagan ni un euro por matricular sus vehículos.A pesar de que tienen una renta más alta que la nuestra, muchos de nuestros vecinos europeos pagan menos impuestos por sus coches. Los ingleses abonan en tasas un 17,3 por ciento del valor del vehículo; los alemanes, un 22,5 por ciento; los franceses, un 15,9 por ciento y los portugueses, un 19 por ciento y una tasa extra dependiendo de la cilindrada del vehículo. En España –como ya hemos dicho- supera el 28 por ciento. El Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) también denuncia que se da la paradoja de que “el propietario de un automóvil tiene que hacer un desembolso de dinero en impuestos a cuatro diferentes administraciones: local, autonómica, central y europea". Precio de venta al público:
Seat Ibiza 1.9 TDI Stylance Renault Mégane 1.6 C.A VW Golf 2.0 TDI Highline Audi A4 1.8T BMW 530d
Reino Unido
18.977 €
19.179 €
27.656 €
32.320 €
46.190 €
Francia
16.380 €
18.450 €
24.430 €
35.480 €
51.000 €
Portugal
23.861 €
24.081 €
33.617 €
39.193 €
68.700 €
Alemania
15.160 €
15.900 €
22.625 €
33.170 €
41.650 €
España
16.566 €
15.235 €
23.995 €
29.920 €
46.500 €
Sin embargo, los españoles pagamos menos impuestos por repostar. Por cada 1.000 litros de gasolina sin plomo se pagan 396 euros en impuestos; los ingleses llegan a pagar casi el doble (unos 750 euros). La media en el resto de la UE queda en unos 512 euros. El Diesel también nos sale más barato. Por cada 1.000 litros de gasóleo, va a impuestos una media de 294 euros en España, mientras que en Reino Unido (el país más castigado por esta tasa) se llega a los 750 euros. Los fabricantes no son los únicos que piden que se suprima el impuesto de matriculación. La Comisión Europea también lo reclama. El Ejecutivo comunitario defiende la supresión gradual del impuesto de matriculación, que sería sustituido por otra tasa más relacionada con el uso de los vehículos y sus emisiones contaminantes. El consumidor, al final, pagaría lo mismo, pero lo haría en función del uso que haga de su coche y no simplemente por poseer uno. En España, algunas comunidades autónomas ya contemplan este “bonus" por uso limpio. Así, algunas comunidades y ayuntamientos conceden rebajas de impuestos para coches que utilicen biocombustibles o que sean ecológicos.
Comprar un coche en un país de la Unión Europea continúa siendo un negocio beneficioso para nuestros bolsillos, pero también puede resultar una aventura para la que tenemos que estar preparados. En Autopista Online te damos una serie de consejos que debes seguir si quieres hacer una buena adquisición.
No te pierdas nuestro reportaje.