La Audiencia condena a tres años y medio de prisión a un acusado de venta de cocaína

La Audiencia Provincial ha condenado a tres años y seis meses de prisión a S.B, mayor de edad y natural de Marruecos, por un Delito contra la Salud Pública por la venta de cocaína. También le condena a una multa de 2.000 euros, con tres meses de arresto en caso de impago.

Tal y como relata la sentencia, se considera probado que el 26 de abril de 2010, casi a las 19:00 horas de la tarde, el acusado se encontraba con otra persona dentro de un Audi (en el que figura como titular), en la confluencia de las calles San Millán y La Cigüeña de Logroño, cuando fue detectado por la Policía.

Tras aparcar el vehículo en la calle Donantes de Sangre, bajaron de él y entraron en una vivienda de Duquesa de la Victoria. Salieron una hora más tarde con varias maletas y ropa, dirigiéndose al vehículo, siendo interceptados por la Policía.

Tras someterle a un cacheo, los policías encontraron en una bandolera dos paquetes envueltos en papel de periódico y film transparente que contenían dos trozos grandes, y otros dos más pequeños, con un peso neto de 96,84 gramos de cocaína, con una pureza del 7,2 por ciento, lo que supone 4.020 euros en efectivo. También, tres llaves con el anagrama de Audi y un teléfono móvil de la marca Samsung.

En el vehículo, en dos bolsillos de dos cazadoras, se localizaron dos papelinas de cocaína, con un peso neto de 0,95 gramos, y una pureza del 10,8 por ciento, 'dispuestas para el tráfico'.

El vehículo marca Audi, modelo Q-7, propiedad del acusado, tuvo un valor de nuevo de 70.000 (setenta mil) euros, y en el momento de su intervención, en el mercado de segunda mano, tenía un valor de 33.000 (treinta y tres mil) euros.

Consta en el INEM que el acusado estuvo cobrando la prestación de desempleo desde el 27 de noviembre de 2008 hasta el día 26 de septiembre de 2009, no constándole ningún ingreso por trabajo hasta el día 5 de marzo de 2010 en el que empezó a trabajar para una empresa llamada Berrocal, si bien no se ha acreditado el salario que percibe.

'Las sustancias estupefacientes intervenidas estaban destinadas al tráfico y el dinero y el teléfono incautados al acusado provenían de la venta de cocaína', señala la sentencia y añade que utilizaba el vehículo para el transporte de la droga. El precio total en el mercado clandestino de la sustancia intervenida es de 879,01 euros.