La agencia tributaria catalana se convierte en el punto clave de la negociación del pacto fiscal

CiU intensifica los contactos para tratar de sumar a PSC y PP al acuerdo

El papel que debe ejercer la Agencia Tributaria de Catalunya en el futuro modelo de financiación catalán centra las negociaciones de los partidos sobre el pacto fiscal, que probablemente no se cerrarán hasta minutos antes del pleno de este miércoles, previsto para las 10.00 horas.

Varias fuentes de los diferentes grupos contemplan por ahora un escenario en el que CiU, ICV-EUiA y ERC apoyen el punto cuatro del documento --el que hace referencia al formato de la agencia tributaria--, mientras que los socialistas podrían apoyar otros apartados del texto y el PP catalán abstenerse en toda la propuesta.

En los extremos de la negociación se encuentran por un lado ERC, que exige clarificar en el documento que la agencia está bajo el control absoluto de la Generalitat --lo que certificaría que es un concierto económico--, y el PSC, que defiende un consorcio tributario en el que también participe el Estado.

Según la propuesta inicial del Ejecutivo catalán, la agencia debe 'gestionar, recaudar, liquidar e inspeccionar' todos los tributos estatales soportados en Catalunya, lo que supondría un cambio de paradigma y no una evolución del modelo actual.

En rueda de prensa desde el Parlament, el líder del PSC, Pere Navarro, ha insistido en que el concierto es un modelo arcaico que no contará con el apoyo de su partido, y ha exigido al Govern un modelo negociable con el Estado que no lleve a Catalunya al 'choque de trenes'.

La portavoz de ERC, Anna Simó, ha defendido que el texto debe contemplar que Catalunya ejercerá 'todas las atribuciones' en materia de impuestos, relegando por completo el papel del Estado en este asunto.

Aunque CiU mantiene la puerta abierta a negociar con todo el mundo, incluido el PP, su portavoz en la Cámara, Jordi Turull, ha avisado al PSC de que un consorcio supondría una mera evolución del modelo actual, algo a lo que los nacionalistas se oponen.

REUNIÓN MAS-CAMACHO

Para intentar el mayor consenso posible, a lo largo de este martes CiU ha intensificado los contactos con PSC y PP, llegando incluso a reunirse el presidente de la Generalitat, Artur Mas, con la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, en el Palau de la Generalitat.

Tras reunirse con los socialistas por la tarde para acercar posturas --Navarro y Mas han llegado a conversar telefónicamente--, la cúpula de CiU se ha reunido con la dirección del PP catalán en el Parlament.

En la reunión estaban presentes el portavoz del Govern, Francesc Homs, el líder de CiU en el Parlament, Oriol Pujol, y los portavoces de la federación Jordi Turull y Ramon Espadaler, mientras que por el PP han acudido Camacho, y los portavoces Enric Millo y Santi Rodríguez.

Tras el encuentro, fuentes populares han señalado a Europa Press que 'todo sigue abierto', y han reconocido que ven al Govern con más voluntad de negociar con el Gobierno sin buscar directamente la confrontación, lo que acercaría al PP a abstenerse en el pleno de este miércoles.

El líder de ICV-EUiA, Joan Herrera, ha valorado que las negociaciones están avanzando positivamente en los 'punto claves', y ha insistido en que su partido exige que los recursos adicionales que comporten el nuevo sistema de financiación se destinen a políticas sociales.

Lo que todos comparten es que las negociaciones serán largas: 'Todo está abierto. Han habido reuniones y continuarán habiendo reuniones. Se está hablando y esto es una buena noticia', ha resumido Navarro, y es que las enmiendas transaccionadas se pueden presentar hasta las 09:30 horas del miércoles.

VOTACIÓN SEPARADA

Turull ha explicado que su partido abre la puerta a que pueda haber una votación separada del documento en el pleno de este miércoles, lo que significa que no se votaría la propuesta de pacto fiscal en su conjunto, si no punto por punto --la propuesta inicial del Govern consta de cinco puntos--.

Esta circunstancia permitiría a CiU sacar adelante la propuesta de pacto fiscal aplicando la 'geometría variable', es decir, aprobar algunos aspectos del modelo con unos partidos, y aprobar otros con otros partidos.