La A2 pone en la palestra a Álvarez

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, restó ayer importancia a su reprobación el pasado martes por el Senado y reclamó respeto en el acto de puesta en servicio de los dos primeros tramos de la A-2, en Girona, en el que ha defendido la inversión del Ministerio de Fomento en Cataluña.

Magdalena Álvarez, Ministra de FomentoEl Senado aprobó el martes la reprobación de la ministra con los 120 votos del PP, a lo que Álvarez ha comentado: "Tanto en el Senado, como en el Congreso, todos y cada uno de nosotros somos libres de expresar nuestras opiniones y de posicionarnos en cada momento como nos parezca más adecuado y todas las posiciones son dignas de respeto porque representan a los ciudadanos, así que yo siempre les he respetado y también pido que se me respete a mi". La ministra asistió al acto de puesta en servicio de los primeros tramos de la A-2 en la provincia de Girona acompañada por el secretario general de Movilidad de la Generalitat, Manel Nadal, y por el subdelegado del Gobierno en Girona, Francesc Francisco. Los dos tramos puestos en servicio de la Autovía del Nordeste A-2, entre Barcelona y la frontera francesa, son los correspondientes al trayecto entre Caldes de Malavella y el Aeropuerto Girona-Costa-Brava y del Aeropuerto a Fornells de la Selva. Ambos tramos tienen una longitud total de 8,36 kilómetros y han supuesto una inversión de 48.493.329,73 euros. Álvarez justificó el coste de la obra por la complejidad del proyecto y también por qué se ha intentado atender las demandas de los municipios por donde transcurre la carretera. De los municipios afectados por las obras de la A-2 acudieron al acto de puesta en servicio de esta vía los alcaldes de Vilobí d'Onyar y Aiguaviva, Joan Busquets y Secundino López Pousa (CiU), respectivamente, ambos satisfechos con la intervención de Fomento en la zona. Los dos alcaldes de CiU de Fornells y Riudellots de la Selva no asistieron al acto, enojados por el retraso de las obras, por sentirse desatendidos y por las molestias que han ocasionado a los vecinos y usuarios de la vía. El alcalde independiente de Caldes de Malavella, Joan Colomer, asistió a la inauguración para expresar personalmente a la ministra su indignación por el retraso y las molestias de las obras. Álvarez destacó que ya se ha licitado el 40 por ciento de las obras previstas hasta el 2012 con la Generalitat, que suponen una inversión total de 7.300 millones de euros, 3.800 de los cuales los aporta el Gobierno central.