Kia Rio 2005

La nueva generación del Rio abandona el estilo conservador y se posiciona de forma más coherente en la disputada categoría de los utilitarios con dos carrocerías diferentes –de dos y tres volúmenes-, tres motores –dos gasolina y un Diesel- y dos niveles de acabado a un precio muy competitivo.

Kia Rio 2005
Kia Rio 2005

Precisamente esta variante nos parece la más interesante y equilibrada de la gama, ya que ofrece un agrado de conducción muy elevado, un nivel de potencia destacable y un precio inferior a los 13.000 euros (al que habría que sumar los 960 adicionales que cuesta el aire acondicionado). Este CRDi, heredado del Cerato, dispone de turbocompresor de geometría variable, sistema de inyección common rail y culata de 16 válvulas. La marca anuncia una potencia de 110 CV a 4.000 rpm y un par máximo de 24 mkg a 2.000 rpm.Por su parte, el motor más potente de gasolina de 1,6 litros de capacidad, promete una potencia de 112 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 12,8 mkg a 4.700 rpm. Este propulsor dispone de sistema de distribución variable continua de las válvulas CVVT (ajuste optimizado de apertura y cierre de las válvulas), lo que le permite mejorar las prestaciones y reducir las emisiones contaminantes.La gama arranca con el nuevo motor 1.4, que se estrena en el Rio y que anuncia una potencia de 97 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 12,8 mkg a 4.700 rpm. Dispone de doble árbol en culata, 16 válvulas y anuncia unas prestaciones significativas, con una velocidad máxima de 177 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 12,3 segundos. Por su parte, los consumos homologados de esta versión son bastante equilibrados, con un consumo mixto de 6,2 litros a los 100 kilómetros.Los tres propulsores se encuentran asociados a cajas de cambio manuales de cinco velocidades, si bien los dos de gasolina podrían ir acoplados a una transmisión automática de cuatro relaciones desarrollada específicamente para el nuevo Rio. En España, en principio, sólo se ofrecerá con caja manual, excepto que la demanda lo requiera. Uno de los secretos del comportamiento del Rio se encuentra precisamente en los sistemas utilizados para su construcción. Así, la suspensión delantera ha sido desarrollada a partir de un subchasis que filtra gran parte de las vibraciones al habitáculo. Monta suspensión independiente de tipo McPherson en delante y eje torsional con brazos tirados detrás.

La dirección está confiada a un sistema de piñón y cremallera asistida, con tres vueltas de volante entre topes, con un diámetro de giro de 9,84 metros, mientras que el equipo de frenos está confiado a un sistema hidráulico con servofreno y discos en las cuatro ruedas de todas las versiones (los delanteros autoventilados). Las versiones europeas están dotadas de sistema antibloqueo de frenos ABS con distribuidor electrónico de la fuerza de frenada EBD, mientras que el ESP se ofrecerá únicamente en opción en la variante tope de gama de gasolina. Kia asegura haber reducido los niveles de ruido en esta versión con la incorporación de nuevos cojinetes en la cremallera de la dirección, por los aislantes en las suspensiones, en la separación del motor y el habitáculo, por la utilización de juntas de estanqueidad en puertas y marcos, por la utilización de un filtro de aire de mayor tamaño y silenciosos de mayor capacidad. También anuncia el empleo de soportes hidráulicos para el motor y un rediseño específico de las palas del electroventilador. Gracias a estas mejoras mecánicas, la marca promete una reducción de ruido de 5 decibelios respecto a la anterior generación del Rio cuando se circula a 100 km/h.Durante la toma de contacto sólo tuvimos oportunidad de conducir la versión de gasolina 1.6, la más potente de la gama. Al ralentí apenas se filtran ruidos al habitáculo y una vez iniciado el movimiento se mantiene en unos valores bastante contenidos. El motor permite una utilización bastante agradable, con buenas recuperaciones y velocidad estabilizada elevada, si bien el manejo del cambio no nos ha parecido uno de los puntos más fuertes del modelo, los desarrollos parecen estar bien elegidos, con poco salto entre las marchas. En cuanto a las suspensiones, no muy firmes, absorben con facilidad las imperfecciones del terreno y resultan cómodas en general, aunque sobre firmes muy deteriorados terminan repercutiendo parte de las oscilaciones al interior, con ciertos rebotes no muy acusados ni incómodos.En España se ofrecen dos carrocerías, dos niveles de terminación y tres motores, pero el más potente de ellos está reservado en exclusiva a la carrocería de cinco puertas con el máximo nivel de equipamiento, denominado EX2, en el que se ofrece el ESP en opción por 550 euros.El acabado EX1, disponible para el motor de gasolina 1.4 en carrocerías de cuatro o cinco puertas y 1.5 Diesel de cinco puertas, incluye ABS con EBD, elevalunas y retrovisores eléctricos y dirección asistida, siendo opcional el aire acondicionado por 960 euros.La terminación EX2 añade al anterior las llantas de aleación de 15 pulgadas, volante y palanca del cambio tapizados en piel, climatizador automático, ordenador de viaje y reposacabezas activos. Este acabado está disponible para la versión 1.6 (sólo 5 puertas) y el 1.5 CRDi de 4 puertas.Opcional en toda la gama son la pintura metalizada (240 euros) y la radio CD (364 euros).Comentábamos anteriormente que la gama arrancará desde el principio con dos mecánicas de gasolina y una Diesel de cuatro cilindros, pero lo más significativo de los grupos motopropulsores es que, todos ellos, son más potentes que la media de su segmento a igualdad de cilindrada. Según anuncia la marca, la versión de 1,4 litros es aproximadamente un 17,5 por ciento más potente que la media de su categoría, mientras que la variante de 1,6 litros supera en un 10 por ciento a los modelos rivales. En el caso de la versión alimentada por gasóleo, esta potencia se ve incrementada en un 36 por ciento respecto a la media de los motores Diesel de su categoría, con 110 CV de potencia.

Los mejores vídeos