Kamikazes: suicidas en la carretera

Regreso del puente de la Constitución. Un conductor kamikaze siembra el pánico en la A-1 y termina chocando contra otro coche y matando a dos de sus pasajeros. Depresión, influencia de drogas, apuesta... La investigación baraja muchas causas y el caso ya ha sacado a la luz varios vacíos en las normas que rigen quién tiene el carné de conducir.

Kamikazes: suicidas en la carretera
Kamikazes: suicidas en la carretera

Circuló 12 kilómetros en sentido contrario por la A-1, la autovía de Burgos. No paró ante las señales de muchos conductores e incluso esquivó a una patrulla de la Guardia Civil que intentó bloquearle el paso. Al final, chocó de frente contra un Renault Sefrane en el que iba un matrimonio y sus dos hijos pequeños. El kamikaze murió en el acto, al igual que el matrimonio. Un camionero logró salvar a los niños sacándoles del coche en llamas. Se ha identificado al hombre que provocó el accidente a través de su dentadura. Era Federico Luis Nieto, un hombre de 40 años que, según fuentes policiales, sufría depresiones. Todavía tardarán en llegar los análisis del Instituto de Toxicología, pero sospechan que podría estar bajo los efectos de algún fármaco o droga. Tampoco se descarta que todo formara parte de una apuesta. El conductor se incorporó en sentido contrario en el kilómetro 43 de la autovía, a la altura del club El Mirador. Eran las 23.40 horas y algunos testigos (hubo más de 40 avisos al 112) afirmaron que había un Volkswagen Corrado por los carriles de salida de la capital que seguía muy de cerca los movimientos del kamikaze. En los años 80, Madrid fue sacudida por una auténtica legión de conductores suicidas. Circulaban en dirección contraria por la autovía de A Coruña (A-6) y salían de las discotecas. Apostaban cuánto tiempo podrían circular en sentido contrario. La voz de alarma saltó en 1987, cuando un kamikaze embistió a un turismo y mató a su conductor.

En la mayoría de estos casos, el alcohol está presente. La DGT logró realizar la prueba de alcoholemia a 80 de estos conductores y descubrió que 65 de ellos daba altas tasas de alcohol: alguno incluso multiplicaba el límite permitido por siete. Sólo durante este año, tres conductores que circulaban en sentido contrario han provocado la muerte a siete personas. En 2003, se registran 128 casos de conductores homicidas, 68 de los cuales provocaron accidentes con el resultado de 22 personas muertas y 118 heridas. Estos datos son sólo de hace dos años. La DGT asegura que uno de cada tres días alguien decide ponerse al volante en dirección contraria. ¿Por qué?Tráfico intenta dar respuestas. Ha trazado un perfil tipo de cómo es el conductor kamikaze: varón de unos 40 años con más de 11 años de experiencia conduciendo y que ha bebido. Normalmente, estos accidentes se producen entre la medianoche y las cuatro de la madrugada, mayoritariamente en fin de semana. Los familiares del matrimonio fallecido el pasado miércoles han exigido una investigación a fondo de los accidentes. “Será lo último que haga en esta vida, pero no pararemos hasta que se haga justicia y se sepa todo lo que ha ocurrido. La Guardia Civil tiene que llegar hasta las últimas consecuencias", ha señalado un tío de una de las víctimas al diario El País. Un conductor kamikaze se enfrenta a delitos recogidos en tres artículos del Código Penal. Si ha bebido o está bajo los efectos de drogas, puede acabar en la cárcel de tres a seis meses (artículo 379) y perderá el carné entre uno y cuatro años. Además, si conduce con “temeridad manifiesta" y pone en peligro a los demás (artículo 381), el castigo contempla penas de prisión de seis meses a dos años. Por último, por actuar con “consciente desprecio por la vida de los demás" (artículo 384), la condena aumenta a cuatro años de cárcel y a diez años sin permiso de conducir. El conductor kamikaze que provocó el accidente había tenido problemas por depresión. Estaba siguiendo un tratamiento con medicación, pero disponía de su permiso de conducir. El caso ha reabierto una vieja polémica: ¿son eficaces los exámenes psicotécnicos que se realizan a los conductores? Calificados como “paripé burocrático" por muchos, en las revisiones médicas tan sólo se analiza la agudeza visual y la capacidad auditiva. El resto del examen consiste en preguntas subjetivas: no se exige al conductor que entregue ningún documento médico que descarte que sufre patologías que podrían ser peligrosas para la conducción.

¿Hay poco castigo para los kamikaze? ¿No se controla qué personas pueden o no conducir? ¿Habría que cambiar los reconocimientos médicos? ¿Cómo crees que debería actuar la policía ante estos casos?
Participa en nuestros foros.