Jaguar XType, el seductor inglés en pequeño formato

Se esperaba con cierta expectación la llegada de este coche, la última joya sacada a la calle por la mítica Jaguar. Y no es de extrañar la ansiedad. El Xtype es uno de esos coches que seducen a los amantes del motor.

Jaguar XType, el seductor inglés en pequeño formato
Jaguar XType, el seductor inglés en pequeño formato

Acaba de ser mostrado a un grupo escogido de periodistas y, de momento, no se le ha visto rodando. Aun así, a simple vista, ya impresiona.
Es una berlina de porte más que elegante, arrebatador. Un

Untitled Document

dibujo marcadamente británico sirve para maquillar someramente la agresividad típica de los Jaguar, que siempre hacen honor a su nombre.
Enclavada en el grupo de marcas de prestigio de Ford, Jaguar vive un momento de auténtico frenesí. A la llegada del Xtype hay que sumar la futura aparición del F Type y otros cambios en la gama. Ford ha introducido nuevos modelos de gestión y márketing que Jaguar complementa con sus primorosas soluciones técnicas.

Motor puesto al día
Así, para construir este bellísimo vehículo, se han tomado "prestados" parte del Untitled Document

tren rodante y los motores
del Ford Mondeo. Esto debería suponer una inyección de fiabilidad en unas mecánicas que arrastran fama de endebles.
En el caso del propulsor, se trata de su versión más fogosa, la V6. Jaguar la utiliza en dos formatos, 2.5 y 3.0 litros, que dan lugar a tres configuraciones: una con cada motor más otra, la Sport, que incorpora en el bastidor elementos más deportivos.
Una vez pasado por las mesas de diseño de Jaguar, el motor ha cambiado bastante, sobre todo en las culatas y en la gestión electrónica, que ahora ha pasado a ser japonesa, concretamente de Nippondenso. Este dispositivo promete una correcta y eficaz gestión del motor, con unas emisiones muy bajas (EU IV) y un aprovechamiento máximo de los recursos energéticos.

Prestaciones de récord
Con los cambios en la admisión y la electrónica, el 2.5 entrega unos brillantes 194 CV a 6.800 rpm, con un par máximo de 244 Nm a 3.000 rpm. Su velocidad punta está cifrada en 225 km/h, llegando a los 100 km/h en 8,6 segundos partiendo desde parado. El consumo declarado por Jaguar se establece en 7,2 litros para la circulación por carretera y en 13,6 para el uso urbano.
En el caso del 3.0 litros, la potencia máxima llega a los 231 CV a 6.800 rpm, mientras que el par máximo se encuentra a las 3.000 rpm y es de 285 Nm. Este propulsor permite llegar a los 235 km/h, con unos consumos de 7,7 y 14,8 litros para carretera y ciudad respectivamente. Con estas cotas de potencia, este modelo se sitúa entre los niveles más altos de su segmento y cilindrada.
Para el cambio se han seleccionado dos posibilidades: automática o manual, ambas con cinco relaciones y la primera con palanca configurada en forma de jota, como es costumbre en Jaguar. Según la marca, el tacto del cambio será muy preciso y deportivo. El embrague del cambio manual es autoajustable y permite aumentar la vida útil de la transmisión en 240.000 km. El del automático está unido a un convertidor de par de baja inercia.

Tracción total
A la hora de llevar tanta fuerza a las ruedas, Jaguar decidió revolucionar sus esquemas tradicionales. Su clásica tracción trasera deja paso a la tracción total, con lo que el Xtype se convierte en el primer Jaguar con propulsión a las cuatro ruedas.
La distribución de fuerzas se reparte de forma desigual, con un poco más de empuje (40-60 por ciento) en el tren trasero, para no "traicionar" del todo la tradición. No hay autoblocante, pues se confía a la acción del control de estabilidad para apoyar la tracción en caso de pérdidas de adherencia.
Ante estos cambios, Jaguar ha puesto mucho interés en el diseño del tren trasero. Sus ingenieros han elaborado uno ex novo, desechando el del Mondeo por tener que adaptar el espacio para las transmisiones. El delantero tiene más que ver con aquél, pero se ha mejorado para eliminar rozamientos parásitos, con lo que se gana mucho en precisión de dirección.
No acaba de quedar claro de dónde procede el chasis, si es Jaguar o Ford, ateniéndonos a lo que declaran sus responsables. Lo más probable es que combine cualidades de ambas casas, con muchas similitudes con el del Mondeo, que está considerado como uno de los mejores bastidores del segmento.
Con todos estos atributos, la marca y los observadores coinciden: el comportamiento del coche en carretera tiene que ser magnífico. Si se quiere un funcionamiento más deportivo, en la variante V6 Sport se puede montar una suspensión deportiva que hará las delicias de los amantes de la velocidad.
El apartado de frenos se confía a unos discos de gran tamaño, con 30 centímetros de diámetro delante y 28 atrás. Al ABS se suman el sistema de distribución electrónica de la frenada y el control dinámico de la estabilidad, que se encarga de corregir cualquier problema de trayectoria.

Lujo y sofisticación
Una vez dentro del Jaguar, no todo va a ser conducir. En un coche de este tipo, los sentidos tienen Untitled Document

otros alicientes . El lujo invade un habitáculo que no repara en gastos y se ha mimado cada detalle. Hay maderas nobles, piel, cromados muy suaves y discretos.
Según Jaguar, se han superado los tradicionales problemas de espacio que aquejaban a la marca y el interior es más amplio de lo normal.
Como se ve, la casa no ha escatimado medios. Quiere competir con las berlinas medias de renombre del mercado y apuesta seriamente por la calidad y la competitividad. El objetivo está claro: el XType debe servir para que la compañía duplique sus ventas.
Los mejores vídeos