Interior opta por un carné por puntos implacable

La impunidad al volante se ha acabado. Según informa hoy el diario La Razón, el Ministerio del Interior ha decidido ya que el nuevo carné por puntos sea inflexible con los infractores. Superar los límites de velocidad, circular en estado de embriaguez o utilizar el teléfono móvil supondrán importantes penalizaciones que, acumuladas, acarrearán la pérdida del permiso de circulación.

El divorcio tecnológico de la Guardia Civil
El divorcio tecnológico de la Guardia Civil

La política de “tolerancia cero" en Seguridad Vial, que tan buen resultado ha dado en países como Francia, Italia o Alemania, llegará a España antes del próximo verano. Será en esa fecha cuando esté implantado, definitivamente, el nuevo carné por puntos, una iniciativa anunciada ya a bombo y platillo por el titular de Interior, José Antonio Alonso. El ministro aseguró hace unas semanas que la iniciativa castigaría con dureza la reincidencia de infracciones y, tal y como publica hoy La Razón, así será.El diario asegura en sus páginas lo que todos ya preveíamos: nuestro carné por puntos adoptará un modelo similar al francés. Aunque el sistema aún no es totalmente definitivo, lo que sí es casi seguro es que los conductores dispondrán de un crédito de 12 puntos, 6 en el caso de los noveles. A partir de aquí, cada infracción cometida reducirá el saldo en función de su gravedad.Según los primeros planteamientos realizados por un grupo de expertos dirigidos por la Dirección General de Tráfico (DGT), las infracciones muy graves supondrán la pérdida de hasta 6 puntos, es decir la mitad del saldo. Con esta puntuación estarán penalizados los casos de alcoholemia, conducción temeraria, circulación en sentido contrario o de exceso del límite de velocidad en un 50 por ciento. Dos delitos de este tipo y nos retirarán, por un tiempo todavía por determinar, el carné de conducir.Interior, por su parte, catalogará como infracciones graves la conducción negligente por distracción o desatención, tirar colillas a la carretera, no respetar los límites de velocidad, hacer adelantamientos, cambios de dirección o sentido prohibidos, además de las paradas o estacionamientos en lugares peligrosos. Cualquiera de estas violaciones de la Ley de Seguridad Vial supondrá inmediatamente la pérdida de entre 2 y 6 puntos.Por último, Tráfico también impondrá faltas leves que detraerán entre 2 y 3 puntos. Así, por ejemplo, penalizará el ser sorprendido hablando por el teléfono móvil, no llevar el cinturón de seguridad o, en el caso de los motoristas, el casco. Una vez que el saldo de cada automovilista se quede sin puntos, Interior procederá a la retirada del permiso de circulación por un tiempo indefinido, aunque “largo", según ha asegurado el propio Alonso. En este caso, Tráfico impondrá, probablemente, la obligación de que el infractor acuda obligatoriamente a un curso de reciclaje, una actividad que –realizada de forma voluntaria- también permitirá recuperar puntos a quienes no hayan agotado completamente el crédito.Lo que aún no es seguro es que el conductor penalizado con la retirada del carné tenga que volver a examinarse del teórico y pasar un nuevo control psicotécnico. Así, desde luego, se recupera el permiso en Francia, aunque, en España, el grupo de expertos estudia también la posibilidad de que la DGT someta al reincidente a otro tipo de pruebas.Desde el pasado mes de enero, un grupo de 14 expertos de las administraciones del Estado, Comunidades Autónomas o Ayuntamientos y expertos de Tráfico estudian el modo de llevar a la práctica en España este nuevo sistema de penalización. El objetivo del ministro Alonso es que el nuevo carné por puntos esté completamente definido antes de que concluya el mes. De esta manera, podrá estar ya implantado el próximo verano.