Inminente recorte de la producción de crudo

La cotización del barril de crudo lleva varios días por debajo de los 22 dólares, ello hace suponer que la Opep llevará a cabo un recorte de la producción de un momento a otro.

La Opep quiere que la cotización del petróleo aumente en los próximos días y se sitúe en los 25 dólares (unas 4.500 pesetas) por barril. Para conseguir este aumento del valor del crudo, la Organización de Países Exportadores de Petróleo debe recortar la producción. Esta acción es inminente, según algunos expertos analistas, ya que se han cumplido los mecanismos que motivan este tipo de operaciones con carácter automático. Si el crudo se mantiene por debajo de los 22 dólares de cotización durante diez días, esta organización tiene que recortar la producción, al menos, en medio millón de barriles diarios. Y precisamente hoy se cumple el décimo día en que la cotización del crudo ha estado por debajo de estos niveles.

De hecho, el pasado fin de semana, el secretario general de la Opep, Alí Rodríguez, anunció que no se descarta una reducción de la producción, aunque no hizo público el momento en que se podría tomar esa decisión.

No obstante, responsables de la Opep quieren reunirse con los países productores de crudo más importantes y que no pertenecen a la organización (México y Rusia) para intentar controlar el descenso de la cotización del barril. Por el momento, estas reuniones no se han llevado efecto, aunque no sería de extrañar que se celebraran y después se hicieran públicos los acuerdos alcanzados, de la misma forma que ha ocurrido en otras ocasiones.

El problema de la Opep es la disyuntiva a la que se enfrenta. Si recorta la producción para que se produzca un alza en los precios del petróleo, puede perjudicar a Estados Unidos en la recuperación económica tras los ataques contra sus intereses económicos y militares. Si, por el contrario, decide no recortar la producción, la cotización de sus barriles continuará descendiendo. Algo que perjudica claramente los intereses de la Opep.

Los combustibles, en España, bajan su precio
La petrolera Repsol, por su parte, ha bajado el precio de sus carburantes entre dos y cuatro pesetas por litro. En el caso de la gasolina, el precio ha descendido cuatro pesetas, mientras que el descenso del Diesel ha sido de dos pesetas por litro. La rebaja del precio se debe a la caída de la cotización del petróleo, que se ha situado en unos niveles parecidos a los de 1999.

Los precios medios de Repsol quedan así: la gasolina sin plomo de 95 octanos cuesta 128 pesetas por litro, la nueva súper, 138 pesetas y la sin plomo de 98 octanos se coloca en 141 pesetas por litro. El Diesel pasa a costar ahora 113 pesetas.