Incentivos para los empleados de Ford y GM que adquieran coches de estos grupos

Todas las medidas para luchar contra los "invasores" asiáticos y europeos son pocas. La última ha sido "convencer" con incentivos a sus trabajadores.

La fuerza con la que han llegado los fabricantes automovilísticos europeos y asiáticos a Estados Unidos ha ido relegando a un segundo plano a las grandes compañías americanas; es el caso de, por ejemplo, Ford y General Motors.

Además de potenciar sus productos, a ambas empresas se les ha ocurrido una idea: incentivar la venta de sus coches entre sus propios trabajadores.

General Motors, la primera de las dos compañías que ha puesto en marcha esta fórmula, ha optado por descontar 500 dólares (casi 100.000 pesetas) a todos sus trabajadores y a sus familiares directos que adquieran nuevos modelos de Buick, Cadillac, Chevrolet, Pontiac o GMC. Eso sí, para tener derecho a este descuento habrá que demostrar que son poseedores de vehículos de marcas que nos son del grupo.

En cuanto a Ford, la idea es similar, sólo que los descuentos pueden llegar a ser hasta de 1.000 dólares (cerca de 200.000 pesetas). También exigirán como requisito que los trabajadores tengan coches que no sean Ford.

Los modelos que más quieren promocionar son los Ford Escape, Explorer, Expedition y Excursion, entre otros.