Hoy se aprueba la nueva distribución de automóviles en Europa

No va más. Hoy, la Comisión Europea, el Gobierno de la Unión, aprobará definitivamente el reglamento de distribución de vehículos, la polémica normativa que derogará para siempre el sistema de concesionarios en exclusiva y áreas de acción geográfica limitada. Las tesis liberalizadoras de Mario Monti han triunfado con pocas concesiones ante el poderoso lobby de los fabricantes de vehículos.

Hoy se aprueba la nueva distribución de automóviles en Europa
Hoy se aprueba la nueva distribución de automóviles en Europa

Todo el que tenga algo que ver con el mundo de la automoción, desde el presidente de la más grande compañía hasta el más remoto de los mecánicos, debería estar hoy pendiente de Bruselas. Allí, la Comisión Europea sancionará por fin la normativa que Mario Monti, comisario de la Competencia, ha desarrollado para liberalizar en lo posible el mercado del automóvil. Regirá hasta el próximo año 2010.

Desde que apareciera el

Untitled Document

primer borrador

casi definitivo en marzo, la industria automotriz ha utilizado todos sus resortes y mecanismos de presión para recortar en lo posible la apertura propuesta por Monti. Algo han logrado, pero, en esencia, la idea del comisario sale adelante prácticamente íntegra.

La Comisión cree que el texto que aprobará hoy permite una mayor flexibilidad y contiene salvaguardias suficientes para el buen funcionamiento del mercado interior de vehículos.

Monti defenderá su plan seguro de tener el apoyo de la mayoría de la Comisión. Sólo algunos comisarios franceses y alemanes mantienen dudas y, quizá, tratarán de introducir cambios de última hora. De ser así, lo harían en el polémico apartado de la cláusula de localización, el artículo que permitirá a un vendedor de un país llevar sus actividades fuera de sus fronteras, es decir, el fin de la limitación geográfica que, hasta ahora, marcaban los fabricantes.
Con todo lo que se ha discutido, es esta disposición la única que todavía provoca malas caras. El Parlamento Europeo y el Comité Económico y Social de la Unión Europea recomendaron a Monti que retrasase el fin de la territorialidad hasta 2006. Sin embargo, el duro comisario italiano ha impuesto su criterio y la cláusula perecerá. Posiblemente, no será en 2003, como él pensaba, sino que, en un gesto de consenso, podría retrasarla hasta octubre de 2004, justo un año después de que entre en vigor el resto de la normativa.

Panorama totalmente nuevo
Los

cambios que introduce