¿Hay freno al precio del petróleo?

El aumento en la producción anunciado por la OPEP no ha conseguido rebajar los precios del petróleo. Ayer han vuelto a batirse récords históricos en todos los mercados, debido al temor que genera la creciente demanda asiática y la posible falta de abastecimiento que se dará a finales de año. De nada sirven los llamamientos a la calma del cártel: los costes del crudo parecen no encontrar techo.

Los autónomos quieren carburantes más baratos
Los autónomos quieren carburantes más baratos

Mientras insistentes rumores señalan la incapacidad de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) para hacer frente a un incremento en la demanda de crudo, la entidad añade más leña al fuego. Según un informe presentado por el cártel, las peticiones de este producto se elevarán un 2,2 por ciento este año, hasta los 83,9 millones de barriles diarios. China será el principal responsable de este aumento. El país asiático ya es el segundo consumidor mundial de petróleo y, si su demanda sigue creciendo al ritmo actual (un nueve por ciento cada año), dentro de dos décadas igualará a Estados Unidos. Nadie sabe de dónde saldrá el crudo para satisfacer su abastecimiento.Además, existen más factores que empeoran la situación, como los cuellos de botella producidos en el refino, las inversiones especulativas y la escasa capacidad de los países productores para bombear por encima de los niveles de extracción actual, muy cercanos al máximo. Por si fuera poco, los expertos vaticinan un desabastecimiento en invierno, cuando aumente la demanda.Los mercados no son ajenos a estos temores, que se han visto rápidamente trasladados al precio del petróleo. El Brent, de referencia en Europa, volvió a pulverizar sus marcas históricas al cotizar a 56,1 dólares por barril (1 dólar=0,74 euros; 1 barril=159 litros). Se trata del importe más alto más registrado en el Internacional Petroleum Exchange desde que se inició su actividad, en 1988. Al cierre, bajó hasta los 55,6 dólares/barril. Lo mismo ocurrió con el petróleo Texas, de referencia en Estados Unidos. Ayer volvió a sobrepasar su máximo y se vendió a 57,1 dólares. Por su parte, la cesta de la OPEP escaló al récord de 50,8 dólares/barril.En términos reales (es decir, ajustado por la inflación acumulada), el precio del crudo está por encima del pico que se alcanzó en la guerra del Golfo y al mismo nivel que el máximo durante la crisis del petróleo, en 1973. Así lo explica el diario “Expansión".Estos datos muestran el escaso impacto que ha tenido la medida anunciada por la OPEP, que ha decidido incrementar su producción oficial en 500.000 barriles diarios. Sin embargo, esta disposición sólo oficializa la cuota real de bombeo y el cártel, ante el cariz de la situación, ha anunciado nuevos aumentos si el precio del crudo no se relaja en los próximos 10 días. Así, la organización pondrá en el mercado 500.000 barriles diarios más.La extracción no puede seguir subiendo indefinidamente. Diferentes especialistas han asegurado que la capacidad ociosa mundial –destinada a responder en un corto período de tiempo a una caída de la producción- es de dos millones de barriles diarios, menos de un dos por ciento del total del crudo que se consume diariamente en el planeta. La OPEP ha intentado quietar hierro a estas especulaciones y su presidente de turno, el jeque Al-Sabah, ha anunciado que el cártel estará preparado para manufacturar “más de 30 millones de barriles al día" durante el cuarto trimestre, cuando aumente la demanda. Además, ha insistido en que el mercado, pese a la aceleración de la demanda, está bien abastecido. Muchos analistas no las tienen todas consigo. El encarecimiento del crudo (que camina con paso firme hacia los 60 dólares por barril) ha reavivado el temor a un perjuicio en el crecimiento mundial y a un alza de la inflación. Sin embargo, los expertos creen que el daño, por el momento, será limitado. Rodrigo Rato, director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha reconocido que los altos precios del petróleo suponen un riesgo, aunque el crecimiento económico mundial esperado para este año se eleva al cuatro por ciento. Además, el FMI ha señalado que un aumento en los costes del crudo también genera oportunidades para los países productores, que pueden destinar parte de los ingresos excedentes a la reducción de la deuda pública.La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé que la economía española crezca este año un 2,75 por ciento, en lugar del 3 por ciento estimado por el Gobierno. El elevado precio del petróleo, que también influye sobre la pérdida de competitividad de nuestro país, es el factor que ha originado esta previsión, indica “El Periódico de Cataluña".A partir de 2006, el impuesto de hidrocarburos subirá 2,4 céntimos en Baleares, aunque este incremento sólo se hará efectivo si el Gobierno no mejora la financiación autonómica. Así lo ha explicado el consejero de Economía, Luis Ramis, quien también ha indicado que le Ministerio de Economía ha impuesto esta subida en los planes de equilibrio de Galicia, Cataluña y la Comunidad Valenciana.