GM ya piensa en “verde”

Al coloso americano no le queda más remedio que rendirse ante las evidencias de la nueva corriente que se impone en los mercados automovilísticos: las nuevas tecnologías híbridas. Así, y de la mano de Chevrolet, GM presenta dos nuevos modelos híbridos con los que dar la bienvenida a la ecología en el segmento SUV.

GM ya piensa en “verde”
GM ya piensa en “verde”

En este Salón de Detroit, el anfitrión americano General Motors se rinde a la apuesta del mercado por los vehículos ecológicos y presenta los dos primeros híbridos para el segmento SUV.Por una parte, el modelo Saturn Vue Green Line. Llegará a los concesionarios por un precio que pretende situarse en el mercado por debajo de los 23.000 dólares.Por la otra, la anticipación del modelo 2008 del Chevrolet Tahoe, primer híbrido con tecnología “dos modos" (ciudad y carretera), para un SUV. Pero vayamos por partes.El híbrido Vue Green Line 2007 es el primer vehículo de la casa propulsado ecológicamente. Con un consumo aproximado de 8,5 litros en ciudad y 7,2 litros en carretera –ambos cada 100 kilómetros-, se espera un ahorro de combustible de un 20 por ciento.Acoplado a un motor de 2,4 litros con distribución variable y cuatro cilindros con transmisión 4T45-E de cuatro velocidades, va un generador eléctrico. Su arquitectura híbrida permitirá la desconexión del motor durante la marcha en vacío, el corte de suministro de combustible y, por tanto, la asistencia eléctrica –ambas durante la desaceleración-. También, la capacidad de recuperar energía eléctrica a través del frenado regenerativo. Saldrá a la venta, en EEUU, a mediados de 2006. Con un motor V-8, este híbrido de “dos modos" desarrollado conjuntamente por GM, BMW y DaimlerChrysler espera ofrecer un ahorro de un 25 por ciento de combustible a sus usuarios.Su diseño combina la transmisión automática con el sistema patentado de propulsión híbrido-eléctrica que, además, podrá utilizarse tanto para motores Diesel como para gasolina.Este tipo de tecnología ofrece dos modos optimizados de conducción. Uno para ciudad, a baja velocidad y con carga ligera. El segundo, para mayor velocidad en carretera, integra la tecnología electrónica Active Fuel Management, que permite la óptima sincronización de las levas y el cierre retardado de las válvulas de admisión, lo que posibilita un funcionamiento más “bravo".