GM y Toyota acumulan piezas por miedo a la guerra

Si finalmente Estados Unidos decide atacar Irak, General Motors y Toyota no quieren que sus factorías europeas se queden desabastecidas de elementos que provienen de Asia. Para evitar esta carencia, estos dos fabricantes han ordenado que sus plantas europeas acumulen piezas durante estos días.

General Motors ha pedido a las plantas de su propiedad (las de la alemana Opel, las de la sueca Saab y las de la coreana Daewoo) que pidan a sus proveedores asiáticos partidas adicionales de piezas durante, al menos, diez días. Toyota, que dispone de factorías en Francia y Gran Bretaña, también está haciendo acopio de recambios, según el diario Financial Times. El principal problema de estos dos fabricantes se encuentra en el Canal de Suez, lugar por el que tienen que pasar los proveedores para traer las piezas a Europa. Si se desata el conflicto armado, esta zona posiblemente estaría militarizada y deberían cambiar la ruta. La variación supondría un encarecimiento de los gastos de transporte en un 30 por ciento, porque hay que rodear África. Otro de los fabricantes que depende de Asia para sus piezas es Nissan. Sin embargo, ha anunciado que dispone de piezas suficientes en sus almacenes y que no se vería afectado por el posible ataque estadounidense contra intereses iraquíes.