GM y Chrysler paran su producción en 16 fábricas

Tras los pasos dados por Ford, los otros dos grandes productores norteamericanos cerrarán temporalmente varias fábricas de EE.UU. y Canadá para reducir su producción.

General Motors y Chrysler recelan del mercado norteamericano. Para evitar verse arrastrados por una caída de ventas, los gigantes de Detroit han decidido levantar el pie del acelerador y disminuir sus stocks. La primera medida elegida es el cierre temporal de 16 fábricas de EE.UU. y Canadá.
Asustado por la reducción de sus ventas en un 18 por ciento durante el pasado mes de diciembre, General Motors se ha propuesto reducir su producción en un 14 por ciento durante el primer trimestre del año 2001.
En la agenda del mayor fabricante del mundo, ya está registrado el cierre de ocho plantas para la próxima semana. Esta medida afectará a 23.000 trabajadores. Pero GM tiene material en la recámara: cuenta con un inventario de 1,3 millones de vehículos, material suficiente para cubrir una demanda de 98 días. Un exceso de automóviles que debe eliminar, porque la norma en el sector es mantener inventarios sólo para 60 días de demanda.
Por su parte, Chrysler, la rama estadounidense del grupo DaimlerChrysler, cerrará a partir del próximo lunes otras 8 plantas durante 14 semanas de producción, lo que equivale a un potencial de fabricación de 50.000 vehículos y afecta a 30.000 trabajadores.
El otro gigante de Detroit, Ford, ya anunció este tipo de medidas anteriormente, pero, en esa ocasión, vinieron acompañadas de generosas campañas de descuentos a los compradores.
El miedo de los tres grandes fabricantes norteamericanos se explica, porque la mayoría de los productores europeos, japoneses y surcoreanos que operan en su terreno no notaron los problemas en los últimos meses del año pasado.

Los mejores vídeos