GM sigue adelante con la compra de Daewoo

Ni los números rojos, ni las protestas sindicales, ni la quiebra de las empresas proveedoras han frenado el interés de General Motors por Daewoo. Hoy comienza la segunda ronda de negociaciones para que el gigante norteamericano adquiera esta empresa surcoreana, cuya deuda asciende a los 3,31 billones de pesetas.

Hace semanas que Ford se retiró de la puja y ya sólo queda GM como posible comprador de Daewoo. Las negociaciones, que comenzaron el pasado 4 de junio en Hong Kong, continúan, aunque todavía no hay nada firmado y nadie se atreve a adelantar una fecha para la posible compra.
Jung Keun-Yong, gobernador del Korea Development Bank (KDB), el principal acreedor de la empresa surcoreana, ha anunciado que, en breve, se conocerán los resultados de la primera ronda de conversaciones, que terminó ayer.
Con la compra de Daewoo, General Motors podría expandirse en el mercado asiático, una zona todavía virgen, porque, por ahora, el porcentaje de importaciones supone menos del uno por ciento del total de las ventas de la multinacional de origen americano.
Daewoo cuenta en Estados Unidos con un pequeño segmento de las ventas, concretamente el de coches de bajo precio. Así, la compra de esta compañía surcoreana podría ayudar a GM a recuperarse de la caída de su cuota de mercado en su país natal.
No sólo el futuro de esta marca asiática, que cuenta con 16 fábricas en 12 países, está en juego en este momento. Según ha apuntado la organización Hyubsinhoi, que agrupa a los proveedores de Daewoo, la suspensión de pagos por parte de la compañía surcoreana ha provocado la quiebra de 29 firmas y ha situado a otras 30 al borde de la bancarrota.

De la quema de banderas al colaboracionismo Los analistas de Wall Street advirtieron a GM de que la adquisición de Daewoo podría acarrearle serias pérdidas económicas, ya que los sindicatos tienen gran poder en este país asiático y, según argumentan, son bastante conflictivos. En febrero, tras el despido de algunos empleados de la compañía, los trabajadores comenzaron unas jornadas de protestas, que tuvo que interrumpir la policía surcoreana. El balance de la reyerta dejó 20 obreros heridos.
Algunos sectores de trabajadores, encabezados por la Confederación Coreana de Sindicatos, también se movilizaron por la venta de Daewoo a manos extranjeras. Así, se desplazaron hasta la mismísima cuna de GM, Estados Unidos, para hacer pública su protesta, que ellos calificaron de "anti-adquisición".
Las protestas parecen haber dado un giro y de la quema de banderas norteamericanas se ha pasado a un cierto colaboracionismo. Según afirman los portavoces de Daewoo, es decir, según la versión oficial, siete mil trabajadores de Bupyong, la principal fábrica de la compañía en Corea, paralizarán hoy la producción durante dos horas para hacer público su apoyo a la compra de la empresa por GM.

Los mejores vídeos