GM Europa confirma 12.000 despidos

Después de dos semanas de especulaciones, rumores y filtraciones, por fin se sabe cuál será el plan de General Motors para aligerar los costes de su división europea. Un total de 12.000 trabajadores perderán su puesto.

General Motors pide ahorro a Figueruelas
General Motors pide ahorro a Figueruelas

General Motors Europe ha emitido esta misma mañana un comunicado en el que explica las líneas maestras de s u plan de ahorro y reestructuración. Para empezar, se confirma que se van a la calle 12.000 empleados, la mayoría alemanes (GM tiene 62.000 empleados en toda Europa repartidos en las marcas Opel, Saab, Daewoo, Auto Vaz y las divisiones europeas de Chevrolet, Corvette y Cadillac.).

El plan de austeridad, que permitirá recortar costes por valor de 500 millones de euros al año, se aplicará de manera inmediata y afectará, sobre todo, a la división alemana del grupo.

Los despidos comenzarán en los próximos meses y se espera que un 90 por ciento de ellos se consumen en 2005, quedando el resto para 2006. “Confiamos en trabajar de forma constructiva con los comités de empresa para llegar a una solución creativa para nuestro reto actual", explica GM a través de su nota de prensa en clara alusión a los agentes sindicales alemanes. En el comunicado hecho público hoy, GM no da detalles sobre qué fábricas pueden ser cerradas. Durante los últimos días se apuntaba a las alemanas de Bochum y Rüsselsheim, con 7.600 y 5.600 obreros respectivamente, como principales “paganas" del recorte. La sueca de Trollhattan también estaba en las quinielas del recorte. Sin embargo, no se sabe todavía qué pasará con ellas, aunque Fritz Henderson, presidente de General Motors Europe, asegura que “no se descarta cerrar alguna de ellas".

También se tocarán los costes de material y de cobertura de garantía y, a largo plazo, se va hacia una mayor integración de las producciones de Saab y Opel. Este último dato apuntaría a que, en el futuro, habría más exceso de capacidad instalada y, por tanto, podrían sobrar más factorías. Según explica el diario “El Mundo", la fábrica de Opel en Zaragoza, que produce, sobre todo, los Corsa, podría salir tocada en la reestructuración, algo que Opel ha venido negando estos días. Juan Carlos Sánchez, presidente del comité de empresa de la factoría, explica que, según sus cálculos, unos 600 empleados podrían quedarse sin trabajo. GM tiene 8.000 personas en su plantilla española.
Un portavoz de GM en España nos ha explicado que, de momento, no pueden confirmar ni desmentir el dato. Sin embargo, sí nos han explicado que "a cada planta, General Motors Europe le ha pedido una mejora específica en la eficiencia. Para algunas fábricas, esto supone racionalizar, para otras, reducciones".
Teniendo en cuenta que los salarios de Figueruelas están muy por debajo de los que paga Opel en Alemania, la planta española parece del grupo de las que han de "racionalizar" pero, de momento, sólo queda esperar para ver cómo se desarrolla el plan de ajuste. No hay que olvidar que, hace unos meses, Fritz Henderson se refería a esta factoría como "la joya de la corona".La reestructuración incluye también una reorganización de los centros de diseño y desarrollo repartidos entre Suecia, Gran Bretaña y Alemania. Se creará un único departamento de Desarrollo bajo el mando del responsable de Opel, Hans Demant. En su estructura se integrarán los centros de Rüsselsheim (Alemania) y Trollhattan (Suecia) y se eliminarán todos los elementos redundantes. Las ramas de Ventas, Márketing y Post-Venta también aquilatarán costes y mejorarán su integración.Fritz Henderson, explica que “toda vuelta a los beneficios con éxito debe empezar con un producto magnífico. […] Estas medidas no afectarán a la integridad de ninguno de nuestros productos, ni ahora ni en los programas futuros. Son mejoras que impactarán positivamente en nuestra viabilidad a largo plazo, reduciendo nuestros costes estructurales y permitiéndonos alcanzar el punto de equilibrio esperado". Henderson también señala que “esto no debe contemplarse como una falta de compromiso para el crecimiento de nuestra compañía".Para el máximo responsable de GM Europe, este plan es necesario. Se debe a sus malas previsiones para el mercado europeo, que, en su opinión, vive un mal momento, con una demanda estacanda, fuerte aumento de la competencia y una “previsión negativa de los precios de los vehículos".

El comunicado de GM, bastante pesimista, apunta las razones que han llevado a esta situación. Habla de un “fracaso en conseguir un cambio en la tendencia negativa". Apunta a la necesidad de producir coches con diseños más emocionales, capaces de conectar mejor con el público, algo que la firma ya ha empezado a hacer en los últimos meses.
Henderso subraya que “con pérdidas desde 1999 y sin indicadores razonables de que el mercado o las condiciones económicas vayan a mejorar sustancialmente en los próximos años, no tenemos otra opción que la de dar los pasos necesarios para asegurar nuestro éxito a largo plazo".
Uno de los fracasos más importantes habría sido el del Plan Olimpia, lanzado hace tres años para revitalizar la compañía en toda Europa. Se firmó con el acuerdo de los sindicatos y en él se recogía un compromiso de no cerrar fábricas.

Los mejores vídeos