GM da un paso adelante en el desarrollo de la pila de hidrógeno

General Motors anunció ayer su futura participación en la compañía especialista en la fabricación de depósitos de hidrógeno, Quantum Technologies, una acción que, según el fabricante, servirá para acelerar el desarrollo de vehículos impulsados por energías no contaminantes.

GM da un paso adelante en el desarrollo de la pila de hidrógeno
GM da un paso adelante en el desarrollo de la pila de hidrógeno

La firma de Detroit comprará un 20 por ciento de las acciones de Quantum, que, a su vez, pertenece a Impco Technologies, uno de los principales consorcios mundiales dedicados al desarrollo de combustibles alternativos.
La inversión de General Motors viene precedida de una fuerte apuesta en el campo de las pilas de hidrógeno, que ha supuesto la inversión de miles de millones de dólares en investigación y pruebas.
En estos momentos, la aplicación de esta tecnología está todavía lejos de ser una realidad, a pesar de los progresos observados. Varios problemas continúan sin resolver, en especial los relacionados con el manejo y almacenamiento del hidrógeno, material altamente inflamable, más incluso que la gasolina, y que puede arder sin ayuda de una llama.
Los actuales depósitos de hidrógeno utilizados por los fabricantes contienen, a su máxima capacidad, hidrógeno comprimido a 2.500-3.000 psi (de 172,43 a 206,92 bar) que permite recorrer entre 160 y 240 kilómetros sin repostar, cifras bastante inferiores a las autonomías medias de los diversos tipos de vehículos impulsados por energías convencionales, que se sitúan en torno a los 500 kilómetros.

Tecnología a prueba de balas
El vicepresidente del departamento de Investigación y Desarrollo de General Motors, Larry Burns, confía en que los tanques de almacenamiento fabricados por Quantum ayuden a solventar este contratiempo.
El director ejecutivo de su nuevo socio, Syed Hussain, corroboró las palabras de Burns, recordando el último avance de la compañía que él dirige: un depósito con un revestimiento fabricado en un material similar al utilizado en los chalecos antibalas que puede guardar, con total seguridad, hidrógeno a presiones superiores a 5.000 psi (343,97 bar). Ello supone una extensión de la conducción sin repostaje a límites cercanos a los 280-400 kilómetros.
Asimismo, señaló que Quantum estará en disposición, a finales de año, de presentar nuevos cuerpos de almacenaje que resistan presiones superiores a los 10.000 psi. La autonomía de los vehículos impulsados por hidrógeno se situaría, por tanto, en límites próximos a la de los automóviles convencionales.

Reducción de costes
Aun así, el principal problema de los sistemas de propulsión mediante célula de hidrógeno son sus elevados costes, diez veces superiores que en los motores de energía de combustión interna.
Larry Burns ve, por ello, en esta alianza una ventaja adicional para reducir la cuantía de la implantación de esta tecnología. "Es un paso lógico en el largo camino hacia una economía basada en el hidrógeno", concluyó.

Los mejores vídeos