GM aumentará la seguridad de sus coches

General Motors (GM) ha decidido apostar muy fuerte por la seguridad en sus vehículos. Va a instalar en muchos de sus automóviles a partir del próximo otoño nuevos tipos de "airbags".

Los nuevos modelos son dos. Uno con un dispositivo de dos fases que en caso de colisión frontal, mide la intensidad del choque y decide si el dispositivo se activa a plena potencia o sólo al 70 por ciento. Esto evitará gran parte de las lesiones provocadas por las bolsas de aire.
El segundo nuevo dispositivo funciona como una cortina. Se instala en los laterales del techo y se desenrolla hacia abajo para proteger la cabeza de los ocupantes. El sistema se empezará a ofrecer en los modelos Saturn a partir de septiembre próximo.
Los dispositivos tendrán dos sensores: uno situado en el montante entre las dos puertas que determinará si hay impacto, y otro que indicará si hay una auténtica colisión o sólo es un empujón. Este sistema, según informaciones de carácter oficial que maneja General Motors, evitaría unas seiscientas muertes cada año en accidentes ocurridos en Estados Unidos. Para un futuro más cercano, GM está preparando un dispositivo para que las bolsas de aire no se disparen si el ocupante del asiento es un niño de corta edad.