General Motors transforma su método de diseño

La mano de Bob Lutz empuña con firmeza las riendas de General Motors. Desde que este veterano se incorporó a la dirección de la firma, ésta no sólo ha vuelto a proyectar cuentas con beneficios, sino que ha sorprendido por la frescura de sus últimos coches. Ahora, el peculiar directivo quiere dar la vuelta a su división de diseño para ahorrar costes y lanzar modelos más rápidamente.

General Motors transforma su método de diseño
General Motors transforma su método de diseño

Hace unos días Bob Lutz volvía a sorprender a todos con su decisión de introducir en la gama de la compañía varios modelos de tracción trasera. No repuestos de esta sorpresa, en GM se encuentran con Lutz entrando en el departamento de diseño a cuchillo.

El directivo, uno de los hombres más carismáticos de la automoción mundial, quiere que los ingenieros y diseñadores pongan coches en la calle más rápido, con menos costes y, sobre todo, con menos redundancia de esfuerzos.

Lutz se inspira para el cambio del área de diseño en su trabajo en Chrysler. Allí, durante los años 90, creó lo que llamaba plataformas de equipos independientes. Estos sistemas de trabajo incentivaban la creatividad sin pensar en la aceptación del público. El resultado de esta idea fue muy bueno y dio frutos tan espectaculares como el PT Cruiser.

Desde diciembre, Lutz y sus colaboradores han sometido a un profundo análisis los mecanismos internos de General Motors. Se han dado cuenta de que el proceso de diseño se había vuelto muy burocrático y torpe, demasiado pendiente de los gustos de la calle. Lutz sí cree en los estudios de mercado, pero confía más en su instinto y en el talento de los diseñadores, por eso quiere agilizar al máximo la creación.

Los términos del nuevo plan de diseño no han sido desvelados, aunque se espera que se den a conocer la próxima semana. Sin embargo, hasta la primera semana de febrero no se reunirá el consejo de directores, que deberá aprobar los cambios.

Según informa la agencia Reuters, podrían desaparecer 400 empleo. En esta sangría se irían muchos directivos de Líneas de Producto, mandos intermedios que tienen demasiado poder de decisión sobre el diseño de los coches. También caerían miembros del APEX, el Centro de Exploración Avanzada, que se encarga de analizar las tendencias y los gustos de la gente.

Como ejemplo de cómo pueden cambiar las cosas, alguna fuente cita al Pontiac Solstice, presentado en el

Untitled Document

Salón de Detroit</font color="#0033CC">

. Este coche pasó de la mente de los diseñadores a ser un producto terminado en sólo cuatro meses.

Lutz dice que el sistema de trabajo por equipos estimulará la competitividad entre los ingenieros y diseñadores. Incluso podrán tomar parte profesionales ajenos a la compañía. Para explicar cómo trabajarían, el directivo señala que se propondría a tres equipos un modelo a crear. El que haga la mejor propuesta ganará este "concurso", pero de los demás proyectos se tomarán todas aquellas cosas que puedan mejorar al ganador.

Como se puede intuir, el sistema da mucha libertad a los creadores y, sobre todo, gran agilidad y calidad al producto final. La importancia estará en el talento, y no en el control de éste por la burocracia interna.

El proceso que utiliza GM actualmente es muy lento y laborioso, con esfuerzos duplicados y muy pocas posibilidades para rectificar los diseños a última hora. Hay hasta siete centros de trabajo que preparan propuestas para Chevrolet, Cadillac y Buick, sin contar con los estudios independientes de cada una de las marcas.

Los mejores vídeos