General Motors reduce en 350.000 unidades su producción europea

La adecuación de la capacidad productiva a la demanda real ha llevado a los directivos de General Motors a anunciar definitivamente el recorte del 15 por ciento de su producción europea, que tendrá como principales perjudicadas a las plantas de Amberes y Bochum. Es un nuevo capitulo del plan de reestructuración Olympia que afecta a Opel y Vauxhall, del que ayer se hizo pública la eliminación de las operaciones de componentes en la factoría de Figueruelas.

El primer fabricante mundial en volumen de ventas, General Motors, confirmó ayer lunes que reducirá en 350.000 unidades anuales su producción europea (un 15 por ciento), como parte de un plan de reestructuración mucho mayor, conocido como Plan Olympia.

Las principales afectadas serán las dos factorías que ensamblan la nueva generación del modelo Astra de Opel y de Vauxhall: Amberes, en Bélgica, y Bochum, en Alemania.

Según varios analistas del sector, el movimiento tendría como objetivo último la reunión de las dos líneas de producción en una sola y el establecimiento de tres turnos de trabajo. El pasado año, la planta belga fabricó 333.000 unidades y la germana, 318.000. El presidente de Opel, Carl Peter Foster, ha comentado en varias ocasiones que la capacidad óptima de una planta estriba en las 250.000.

Disminución de plantilla
De momento, el recorte podría conllevar una reducción de plantilla ante la reorganización de los turnos de trabajo. "Una solución a corto plazo, la cual incluye una disminución de turnos, es también requerida para adecuar la capacidad productiva con la demanda actual", advirtió General Motors en un comunicado de prensa.

Todos estos cambios serán discutidos con los sindicatos de Opel, en palabras del presidente de la división europea, Michael Burns. "La discusión y la conjunción de los costes específicos y de las medidas adoptadas para la reducción de la capacidad con las iniciativas propias de las marcas para aumentar los beneficios nos facilitarán un retorno a la senda de la rentabilidad y de la seguridad".

Se espera que las distintas uniones de trabajadores den una respuesta a la compañía sobre este proyecto en las dos próximas semanas.

Sobre el resto de instalaciones, General Motors ha asegurado que estos recortes afectarán a la nueva empresa fruto de su alianza con Fiat, Fiat-GM Powertrain, mientras que las de Rüsselsheim, Kaiserlauten y Bochum en Alemania serán reorganizadas de una manera similar a como lo será la de Figueruelas. La dirección de la compañía anunció ayer que estaba buscando compañeros externos para la realización de operaciones de componentes.