General Motors fabricará un nuevo modelo en la planta de Zaragoza

Opel, filial europea de General Motors, utilizará la factoría que la multinacional tiene en Zaragoza para producir un nuevo vehículo. Así, la compañía introduce en España el concepto de fábrica flexible, que actúa como amortiguadora de los vaivenes del mercado.

El presidente de GM Europa, Mike Burns, anunció ayer en el Salón del Automóvil de Detroit la intención de producir un nuevo coche en la planta que la multinacional posee en Figueruelas (Zaragoza).
La reestructuración del grupo en Europa supone que sus plantas trabajen por lo menos en dos modelos para tener máxima flexibilidad; de este modo pueden compensar la producción y mantenerla constante en el caso de la caída de ventas de un modelo en concreto, aumentando la del segundo. Así la factoría zaragozana fabricará, además del nuevo Opel Corsa (elaborado desde finales de agosto), un vehículo que, seguramente, será derivado de éste.
La decisión de hacer fábricas flexibles pretende eliminar el exceso de capacidad que tenía Opel, reducir costes y mejorar la productividad. Para ello, una de las plantas de Lutton (Reino Unido) se cerrará en 2002 y la plantilla europea se reducirá en un 10 por ciento, sobre todo en Gran Bretaña.
A partir de ahora, Elsmere Port (Reino Unido) y Amberes (Bélgica) producirán los Astra y Vectra; Eisenach (Alemania), el Corsa y el Astra; Russelsheim (Alemania), Vectra y Omega; y de Polonia saldrán el Astra y el Agila.
Burns aclaró que el problema de GM en Europa es de sobrecapacidad y no de la paridad de la libra esterlina, ya que ésta afecta a compañías que producen en el Reino Unido para exportar al resto de Europa, y ese no es su caso. También celebró la recuperación del euro, ya que su debilidad frente al dólar les ha perjudicado mucho: además de reducir la contribución europea al resultado de la empresa en el año 2000, ha provocado que la demanda se desplace a modelos más pequeños y baratos.
Con respecto a la previsión sobre este año en Europa, Burns se mostró prudente y comentó que dependería del comportamiento del mercado alemán, estimando una caída del 1 por ciento al 1'5 por ciento (150.000 coches).
Sin embargo, fue mucho más optimista en cuanto a los acuerdos con Fiat, asegurando que están funcionando mucho mejor de lo previsto. Las dos primeras sociedades mixtas de motores y plataformas trabajan a buen ritmo, y los primeros modelos con plataformas comunes se esperan para el año 2003.
Por el contrario, la compra de Daewoo se retrasará al menos otro mes, y no habrá resultados inmediatos ya que la operación es muy compleja, según declaraciones de Richard Wagoner, consejero delegado de General Motors.

Los mejores vídeos