Frente a la sanción, educación

La nueva ley de Tráfico ya ha sido aprobada por ambas Cámaras, sólo queda su publicación en el B.O.E.

En el transcurso de la entrega de los premios a proyectos fin de carrera de la Cátedra Ada sobre Seguridad Vial, el director general de Tráfico, Carlos Muñoz Repiso, afirmó, acerca de la nueva ley, que se publicará en el Boletín Oficial del Estado en estos días, que pretende reeducar conductas, no castigarlas.

Las ventajas de la nueva ley de tráfico no tendrán efecto inmediato, según el titular de Tráfico, pero perdurará en el tiempo y los efectos serán más beneficiosos. Esta afirmación se basa en el objetivo que tiene la nueva normativa, según Repiso, pretende educar a los conductores y a los demás usuarios de la vía, lo que tendrá repercusiones a medio y largo plazo.

En esta jornada, a la que asistieron numerosos especialistas en seguridad vial de vehículos industriales, se pusieron en manifiesto algunas carencias de este sector y se propusieron algunas soluciones al respecto.

La carencia más importante, en palabras de Ovidio de la Roca, presidente del Comité Nacional de Transportes, es la falta de preparación profesional de los conductores. Se echa de menos la existencia de contratos de aprendizaje para jóvenes, que antes ayudaban a la formación de los conductores profesionales. En la actualidad, según el representante del Comité Nacional de Transportes, no existe formación profesional y ello implica un problema de seguridad tanto para los conductores como para los demás usuarios de la vía.

Otro de los problemas que amenaza al sector es la alta mortalidad de los ocupantes de los vehículos que colisionan con estos vehículos industriales. Para intentar paliar esta situación, la industria automovilística está trabajando en mecanismos anti-intrusión en caso de choque y, sobre todo, en elementos de seguridad pasiva para preservar también la integridad de los ocupantes del vehículo pesado.

Tecnologías como el EBS (sistema de gestión de la frenada), el ESC (control electrónico de la estabilidad para vehículos tractores) o el RSS (sistema electrónico de ayuda contra el vuelco) están destinadas a evitar accidentes en este tipo de vehículos que, por peso, por gran altura en su punto de gravedad y por la distribución de la carga, son más susceptibles de tener accidentes.