Francia estudia bajar los impuestos a las gasolinas

El Gobierno francés tiene la intención de rebajar los impuestos que gravan a los combustibles. El objetivo de la medida, según el Ejecutivo, es el de ¿estabilizar los precios¿.

El Ejecutivo que dirige Lionel Jospin va a dedicar a estas medidas varios miles de millones de francos a partir del próximo septiembre, según indicaba en su edición de ayer el diario económico Les Echos. La medida, de llevarse a cabo, contentará a gran parte de la izquierda francesa, que considera injusta la fiscalidad que actualmente se paga en Francia, una de las más altas en el seno de la Unión Europea.
Esta rebaja podría verse minimizada con la incesante subida del precio del crudo, como ha sucedido en Italia, o podría impulsar la demanda de consumo, algo que afectaría de manera muy negativa a la inflación, en palabras del ministro de Economía, Laurent Fabius, "una de las principales inquietudes para el crecimiento de la economía francesa".
Esta serie de medidas son difícilmente extrapolables a España. El Gobierno que preside José María Aznar se escuda en el argumento de que en nuestro país la fiscalidad es una de las más bajas de Europa, por lo que existe escaso margen para la maniobra.
El Ejecutivo español quiere evitar, sin embargo, una armonización fiscal europea que se pretende desde 1997 y que provocaría una subida media de las gasolinas en nuestro país de al menos 10 pesetas por litro.