Francia da marcha atrás en la prohibición de venta de coches de más de 5 años

A partir del próximo 1 de enero, según había acordado el anterior Ejecutivo galo, en Francia no se podrían vender libremente los coches fabricados antes de 1997. Ahora, el Gobierno de este país ha anunciado que modificará este polémico decreto que, de haberse aplicado, supondría un duro revés para el mercado de segunda mano.

El equipo de Elisabeth Guigou, actual ministra de Empleo y Solidaridad de Francia, todavía no ha concretado en qué sentido se cambiará esta normativa, pero el sector del automóvil francés se siente aliviado, ya que, según el presidente del Consejo Nacional de Profesiones del Automóvil, Roland Gardin, cerca de 15 millones de coches de este país tienen más de cinco años.

El polémico decreto, aprobado en diciembre de 1996, establecía que a partir del próximo 1 de enero los vehículos matriculados antes de 1997 no podrían ser vendidos sin que previamente se hubiera comprobado que no contenían amianto, una sustancia que se considera muy cancerígena.

Guigou ha quitado hierro al asunto y ha asegurado que, "si hubiera habido un problema grave, se habría aplicado esta prohibición entonces". Además, según ha añadido, existe "el riesgo de descubrir que en realidad hay pocos vehículos afectados".

Si estos coches deben cambiar las piezas afectadas y efectuar los gastos de la revisión, su posterior venta se encarecería notablemente con lo que el mercado de segunda mano prácticamente desaparecería.

Así, la ministra de Empleo se ha mostrado partidaria de una ayuda pública para que los propietarios puedan poner en orden sus automóviles.

Los mejores vídeos