Ford se deshace de los talleres Kwik-Fit

En 1999, Ford compró una pujante cadena de mecánica rápida llamada Kwik Fit por 1.500 millones de euros. Ahora, se deshace de ella por poco más de 500 millones en una maniobra que ha sorprendido a los analistas. La venta es parte del programa de reestructuración y recorte de gastos de Ford en todo el mundo.

Ford se deshace de los talleres Kwik-Fit
Ford se deshace de los talleres Kwik-Fit

Con más de 2.400 centros de reparación y 11.500 empleados, Kwik-Fit es la mayor cadena de talleres de mecánica rápida de toda Europa. En su momento, Ford pagó por ella 1.586 millones de euros en un intento por introducirse en el negocio de la reparación independiente.

Tras la profunda crisis económica que ha vivido la compañía, los nuevos responsables han decidido desvincularse de negocios que no están en la línea tradicional de la compañía. Así, además de Kwik-Fit, sale del organigrama de Ford la empresas estadounidenses Collision Team of America, de reparación de carrocerías, y Green Leaf, de reciclado de coches.

Kwik-Fit pasa a manos del fondo de inversión europeo CVC-Capital, el mayor del continente. Han pagado por la cadena 513 millones de euros, una tercera parte de lo que Ford pagó por su compra en 1999. De todos modos, Ford conservará un 19 por ciento del accionariado de Kwik-Fit. El año pasado, Kwik-Fit manejó un volumen de negocio de 1.196 millones de euros en todo el continente. En España, tiene 11 franquicias abiertas.

Algunas fuentes señalan que en los últimos balances de la compañía se localizaron ciertos desajustes contables. Este hecho habría precipitado la decisión de vender la empresa.