Ford llama a revisión más de 1,5 millones de vehículos en los Estados Unidos

Ford tendrá que llamar a revisión a más de un millón y medio de vehículos en los Estados Unidos. Los modelos más afectados son el Villager, de su filial Mercury, y el pick up F-150.

Ford llama a revisión más de 1,5 millones de vehículos en los Estados Unidos
Ford llama a revisión más de 1,5 millones de vehículos en los Estados Unidos

La Administración Nacional de Seguridad en el Transporte en Carretera de los Estados Unidos (NHTSA) ha hecho pública una llamada a revisión de más de un millón y medio de vehículos de Ford. Los modelos afectados son varios: F-150, F-250, F-350, F-450, Aerostar, Mustang GT, Lincoln LS, Contour, Mistique, Explorer, Explorer Trac, Explorer Expedition, Explorer Navigation, Windstar, Ranger, Focus, Mercury Mountaineer y Mercury Villager.
Los defectos por los que han sido requeridos para una reparación gratuita son diversos, aunque la gran mayoría se debe a que se incumple determinados estándares de la Administración estadounidense.
El modelo con más unidades afectadas por la llamada a revisión es el monovolumen Mercury Villager fabricado entre 1993 y 1998. 435.426 dueños de unidades de este modelo deberán llevarlo al taller a causa de que su tubo de llenado de carburante puede romperse y perder combustible en determinadas circunstancias. Esto multiplica las posibilidades que tiene el vehículo de sufrir un incendio.
275.000 unidades de la serie F de Ford (que incluye los pick ups F-150, F-250, F-350 y F-450) también han sido llamadas a revisión a causa de que los reguladores de presión del depósito de combustible pueden desgastarse y permitir una pérdida de carburante. Los modelos afectados se fabricaron en 1993.
El polémico Explorer y su "hermano" el Mercury Mountaineer tampoco se han librado esta vez. 264.620 unidades de los años 1997 y 1998 serán revisadas por posibles defectos en el pedal del acelerador, que no ofrece una buena respuesta o, incluso, puede engancharse.
Más de 150.000 Focus de los años 2000 y 2001 serán analizados por dos problemas diferentes. El primero radica en un posible defecto en los frenos y el segundo radica en el asiento del pasajero.
Mike Vaughn, uno de los portavoces de Ford ha quitado hierro a tamaña llamada a revisión y ha señalado que "el grupo habría preferido evitar tener que llamar a revisión a tantos vehículos, pero la seguridad de nuestra clientela está antes de todo".