Ford investiga un modelo relacionado con la muerte de varios policías en EE.UU.

En los últimos 20 años se han registrado 10 muertes de policías norteamericanos al arder el vehículo en el que viajaban. Esta accidentes han puesto bajo sospecha al modelo Crown Victoria, elemento común en todos estos siniestros.

Hace unas semanas, la cifra de policías muertos en accidentes de tráfico a bordo de un Crown Victoria alcanzó la decena. No se trata de un dato de escándalo, pero lo cierto es que en dos décadas, varios vehículos de este modelo de Ford han sufrido accidentes en los que el depósito de combustible ha salido ardiendo. Fruto de estos siniestros, han fallecido 10 agentes, ya que el Crown Victoria es uno de los coches utilizados por la Policía estatal.

La primera medida que se ha tomado ha sido la de comenzar una serie de encuentros entre responsables del constructor automovilístico y de la Policía de Arizona, donde se ha producido la última muerte.

Desde Ford se niega que el modelo tenga ningún defecto, pero, de todas formas y bajo la supervisión de la Agencia para la Seguridad Vial en EE.UU. (NHTSA), ha comenzado ha realizar pruebas para mejorar el modelo y evitar que se produzcan más incendios.

La hipótesis apunta a que el depósito de combustible está muy cerca del palier y que en algunos accidentes, a altas velocidades, se ha roto el depósito y el carburante se ha incendiado.