Ford Focus II

“Altius, citius, fortius". El nuevo Focus parece haberse basado en el lema olímpico para mejorar sus buenas marcas. Ya lo anunciamos cuando tuvimos nuestra primera toma de contacto con este Ford: las cualidades del modelo se han perfeccionado. Durante nuestra segunda cita, su comportamiento vuelve a merecer una medalla.

Ford Focus II
Ford Focus II

Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.

Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga.
También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante.
Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.
Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. - A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.
Los cuatro motores de los que hemos hablado anteriormente pueden combinarse con tres variantes de carrocería (3 puertas, 5 puertas y familiar) y cuatro niveles de acabado: Trend, Sport, Ghia y Titanium. El más básico, el Ambiente, se asociará a un motor 1.4 que aún no hará su aparición en el mercado español. Según los responsables de Ford, esta versión apenas se demanda, por lo que no está considerada en el catálogo básico. Aun así, hay que saber que su precio (el de entrada a la gama) es de 13.890 euros. Tras él, se situaría el Focus Trend 1.6 de 100 CV, con un coste de 15.845 euros. La escalera termina en la versión Titanium 2.0 TDCi (136 CV) con 5 puertas: su importe es de 22.415 euros.
La dotación básica del nuevo Focus está integrada por seis airbags, elevalunas eléctricos, cierre centralizado y anclajes Isofix para sillitas infantiles, entre otros elementos. Sobre ellos, los distintos acabados irán añadiendo las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bi-zona, la suspensión deportiva (con muelles y barras estabilizadoras específicas y una rebaja de la altura de casi 10 milímetros) o un parabrisas termorreflectante. Entre las opciones figura el sistema de apertura sin llaves, los faros adaptativos (350 euros) o la tecnología Bluetooth.- A las versiones existentes se añadirá, en 2006, el coupé-cabrio Vignale, presentado en el Salón de París. Este modelo, fruto de la colaboración entre Pininfarina y Ford, se materializará en un plazo máximo de dos años.
- Ford también ha aprovechado la presentación del nuevo Focus para anunciar su compromiso con el Mundial de Rallies durante los próximos cuatro años. La temporada 2005 aún se disputará con el modelo “antiguo", pero en 2006 ya estará lista la nueva versión. El dinamismo que muestra el Focus II se ve reflejado en su exterior, más musculoso que en la versión anterior. Sus líneas están más marcadas y son más robustas: configuran una imagen muy deportiva.Sin embargo, no se ha descuidado su faceta familiar. Sus medidas más amplias han permitido incrementar la habitabilidad del modelo, que cuenta con un maletero un 10 por ciento mayor. Ahora, su capacidad llega a los 385 litros. Los grupos ópticos, situados en una posición alta, no restan espacio a la zona de carga. También el interior está pensado para la familia. Todos los pasajeros contarán con espacio suficiente (excepto los más altos, que se sentirán algo incómodos en las plazas traseras) y disfrutarán del ambiente creado por Ford, que ha empleado materiales hipoalergénicos en la realización del habitáculo. Éste muestra la calidad de sus acabados al primer vistazo: todo parece sólido y bien encajado. El puesto de conducción es sobresaliente: nos costará un tiempo acostumbrarnos al reposacabezas, situado en una posición adelantada respecto al respaldo, pero pronto nos daremos cuenta de que es la mejor manera de que la columna vertebral esté perfectamente alineada. También influye en la seguridad, ya que se trata de la postura correcta para evitar lesiones cervicales. A los airbags frontales que forman parte del equipamiento de serie del Focus II, hay que añadir los laterales y los de cortina, disponibles como opción. Además, entre los elementos que refuerzan la protección de los pasajeros está una carrocería con una mayor zona de deformación en caso de impacto. Estas mejoras han servido para que la segunda generación del modelo haya obtenido la máxima puntuación en las pruebas realizadas por el organismo EuroNCAP. Es el primer Ford que consigue las cinco estrellas que otorga la entidad.