Ford Fiesta S TDCi

Los tres coches que hemos conocido conjugan estas tres características, pero cada uno de ellos destaca en un campo. ST es sinónimo de fuerza; Fusion TDCi, de equilibrio y S TDCi, de diversión al volante.

Ford Fiesta S TDCi
Ford Fiesta S TDCi

Como hemos comentado, tomamos contacto sólo con la versión equipada con propulsor de gasóleo (1.6 TDCi de 90 CV). Es curioso, porque se trata del primer vehículo de carácter deportivo en el que Ford incluye una mecánica Diesel.

El propulsor que lo anima es el nuevo motor fruto de alianza de desarrollo que mantienen Ford y PSA Peugeot Citroën y que también animará a partir de enero, como te hemos contado, al modelo Fusion. La diversión de conducción es uno de los puntos en los que coincide con el Fiesta ST. Sin embargo, al no incluir el programa de estabilidad de serie, su comportamiento dinámico no nos sugiere tanta seguridad como el hermano mayor. Los neumáticos que monta son más estrechos que los del ST, 195/45R 16 frente a los 205/45R 17 (opcionales) del más deportivo y esto influye, también, en la dinámica.Los precios de las nuevas incorporaciones son los siguientes:
Fiesta Trend 1.6 TDCi/90: 14.050 €
Fiesta Sport 1.6 TDCi/90: 15.300 €
Fiesta Sport 1.6/100 CV: 13.700 €

No sólo a la carrocería coupé se puede asociar la mecánica Diesel de 90 CV, también en la de cinco puertas, pero sólo en los acabados Trend y Ghia (14.450 y 15.650 euros, respectivamente). Es decir, no habrá Sport en este caso. Esta paradoja realmente no es tal, ya que se pretende asociar la deportividad con la carrocería efectivamente más rácing: la coupé. El “hermano pequeño" del Fiesta ST es el S (Sport) y se trata de una versión “menos deportiva", pero sí más asequible (casi 3.000 euros menos que el ST en el caso de la mecánica de gasolina) y que se caracteriza, sobre todo, por la divertida conducción que nos propone. Cuando llegue al mercado nacional, a comienzos del año que viene, estará disponible con dos mecánicas: la Diesel (1.6 TDCi), que hemos conducido en tierras de la Toscana italiana, y una de gasolina, también de 1,6 litros de cilindrada y que anuncia una potencia de 100 CV. En el momento en que se incorporen los nuevos miembros de la familia, del Fiesta Coupé se ofertará en España una decena de versiones. A ninguna de las dos mecánicas a las que se asocia la terminación S (Sport) es posible acoplar la caja de cambios Durashift Automatic de cuatro relaciones, que sí encontramos en el acabado Trend. Como hemos comentado, tomamos contacto sólo con la versión equipada con propulsor de gasóleo (1.6 TDCi de 90 CV). Es curioso, porque se trata del primer vehículo de carácter deportivo en el que Ford incluye una mecánica Diesel.

El propulsor que lo anima es el nuevo motor fruto de alianza de desarrollo que mantienen Ford y PSA Peugeot Citroën y que también animará a partir de enero, como te hemos contado, al modelo Fusion. La diversión de conducción es uno de los puntos en los que coincide con el Fiesta ST. Sin embargo, al no incluir el programa de estabilidad de serie, su comportamiento dinámico no nos sugiere tanta seguridad como el hermano mayor. Los neumáticos que monta son más estrechos que los del ST, 195/45R 16 frente a los 205/45R 17 (opcionales) del más deportivo y esto influye, también, en la dinámica.Los precios de las nuevas incorporaciones son los siguientes:
Fiesta Trend 1.6 TDCi/90: 14.050 €
Fiesta Sport 1.6 TDCi/90: 15.300 €
Fiesta Sport 1.6/100 CV: 13.700 €

No sólo a la carrocería coupé se puede asociar la mecánica Diesel de 90 CV, también en la de cinco puertas, pero sólo en los acabados Trend y Ghia (14.450 y 15.650 euros, respectivamente). Es decir, no habrá Sport en este caso. Esta paradoja realmente no es tal, ya que se pretende asociar la deportividad con la carrocería efectivamente más rácing: la coupé. El “hermano pequeño" del Fiesta ST es el S (Sport) y se trata de una versión “menos deportiva", pero sí más asequible (casi 3.000 euros menos que el ST en el caso de la mecánica de gasolina) y que se caracteriza, sobre todo, por la divertida conducción que nos propone. Cuando llegue al mercado nacional, a comienzos del año que viene, estará disponible con dos mecánicas: la Diesel (1.6 TDCi), que hemos conducido en tierras de la Toscana italiana, y una de gasolina, también de 1,6 litros de cilindrada y que anuncia una potencia de 100 CV. En el momento en que se incorporen los nuevos miembros de la familia, del Fiesta Coupé se ofertará en España una decena de versiones. A ninguna de las dos mecánicas a las que se asocia la terminación S (Sport) es posible acoplar la caja de cambios Durashift Automatic de cuatro relaciones, que sí encontramos en el acabado Trend. Como hemos comentado, tomamos contacto sólo con la versión equipada con propulsor de gasóleo (1.6 TDCi de 90 CV). Es curioso, porque se trata del primer vehículo de carácter deportivo en el que Ford incluye una mecánica Diesel.

El propulsor que lo anima es el nuevo motor fruto de alianza de desarrollo que mantienen Ford y PSA Peugeot Citroën y que también animará a partir de enero, como te hemos contado, al modelo Fusion. La diversión de conducción es uno de los puntos en los que coincide con el Fiesta ST. Sin embargo, al no incluir el programa de estabilidad de serie, su comportamiento dinámico no nos sugiere tanta seguridad como el hermano mayor. Los neumáticos que monta son más estrechos que los del ST, 195/45R 16 frente a los 205/45R 17 (opcionales) del más deportivo y esto influye, también, en la dinámica.Los precios de las nuevas incorporaciones son los siguientes:
Fiesta Trend 1.6 TDCi/90: 14.050 €
Fiesta Sport 1.6 TDCi/90: 15.300 €
Fiesta Sport 1.6/100 CV: 13.700 €

No sólo a la carrocería coupé se puede asociar la mecánica Diesel de 90 CV, también en la de cinco puertas, pero sólo en los acabados Trend y Ghia (14.450 y 15.650 euros, respectivamente). Es decir, no habrá Sport en este caso. Esta paradoja realmente no es tal, ya que se pretende asociar la deportividad con la carrocería efectivamente más rácing: la coupé. El “hermano pequeño" del Fiesta ST es el S (Sport) y se trata de una versión “menos deportiva", pero sí más asequible (casi 3.000 euros menos que el ST en el caso de la mecánica de gasolina) y que se caracteriza, sobre todo, por la divertida conducción que nos propone. Cuando llegue al mercado nacional, a comienzos del año que viene, estará disponible con dos mecánicas: la Diesel (1.6 TDCi), que hemos conducido en tierras de la Toscana italiana, y una de gasolina, también de 1,6 litros de cilindrada y que anuncia una potencia de 100 CV. En el momento en que se incorporen los nuevos miembros de la familia, del Fiesta Coupé se ofertará en España una decena de versiones. A ninguna de las dos mecánicas a las que se asocia la terminación S (Sport) es posible acoplar la caja de cambios Durashift Automatic de cuatro relaciones, que sí encontramos en el acabado Trend. Como hemos comentado, tomamos contacto sólo con la versión equipada con propulsor de gasóleo (1.6 TDCi de 90 CV). Es curioso, porque se trata del primer vehículo de carácter deportivo en el que Ford incluye una mecánica Diesel.

El propulsor que lo anima es el nuevo motor fruto de alianza de desarrollo que mantienen Ford y PSA Peugeot Citroën y que también animará a partir de enero, como te hemos contado, al modelo Fusion. La diversión de conducción es uno de los puntos en los que coincide con el Fiesta ST. Sin embargo, al no incluir el programa de estabilidad de serie, su comportamiento dinámico no nos sugiere tanta seguridad como el hermano mayor. Los neumáticos que monta son más estrechos que los del ST, 195/45R 16 frente a los 205/45R 17 (opcionales) del más deportivo y esto influye, también, en la dinámica.Los precios de las nuevas incorporaciones son los siguientes:
Fiesta Trend 1.6 TDCi/90: 14.050 €
Fiesta Sport 1.6 TDCi/90: 15.300 €
Fiesta Sport 1.6/100 CV: 13.700 €

No sólo a la carrocería coupé se puede asociar la mecánica Diesel de 90 CV, también en la de cinco puertas, pero sólo en los acabados Trend y Ghia (14.450 y 15.650 euros, respectivamente). Es decir, no habrá Sport en este caso. Esta paradoja realmente no es tal, ya que se pretende asociar la deportividad con la carrocería efectivamente más rácing: la coupé. El “hermano pequeño" del Fiesta ST es el S (Sport) y se trata de una versión “menos deportiva", pero sí más asequible (casi 3.000 euros menos que el ST en el caso de la mecánica de gasolina) y que se caracteriza, sobre todo, por la divertida conducción que nos propone. Cuando llegue al mercado nacional, a comienzos del año que viene, estará disponible con dos mecánicas: la Diesel (1.6 TDCi), que hemos conducido en tierras de la Toscana italiana, y una de gasolina, también de 1,6 litros de cilindrada y que anuncia una potencia de 100 CV. En el momento en que se incorporen los nuevos miembros de la familia, del Fiesta Coupé se ofertará en España una decena de versiones. A ninguna de las dos mecánicas a las que se asocia la terminación S (Sport) es posible acoplar la caja de cambios Durashift Automatic de cuatro relaciones, que sí encontramos en el acabado Trend.