Ford España confía en aumentar sus ventas un 10 por ciento

El consejero delegado de Ford España, José Manuel Machado, habló ayer en público por primera vez para mostrar sus expectativas de ventas y sobre la negociación del convenio colectivo en Almussafes.

El consejero delegado de Ford España, José Manuel Machado, estimó ayer, jueves 22, que las ventas del fabricante norteamericano en España alcanzarán las 140.000 unidades, un diez por ciento más que el año pasado.
Machado, que está al cargo de Ford España desde el pasado mes de noviembre, basa este crecimiento en los nuevos productos de la marca, tales como el nuevo Ford Fiesta y el Mondeo. También confía en una evolución favorable de las ventas del vehículo comercial Ford Transit, del que espera aumentar sus ventas un 40 por ciento.
Por el momento, las previsiones van por buen camino, ya que Ford incrementó sus ventas un 22 por ciento en el pasado mes de enero, mientras que el mercado en general cayó casi un tres por ciento. Sin embargo, Machado ha matizado que "Ford no podrá aguantar crecimientos superiores al veinte por ciento, si el mercado en su conjunto no crece". En ese sentido, Machado calcula que las ventas en España para el presente año oscilarán entre 1.390.000 y 1.400.000 unidades.
Por otro lado, Machado ha aconsejado a los trabajadores de la planta de Almussafes a que lleguen rápido a un acuerdo para resolver el convenio colectivo de la factoría. El consejero delegado considera que no hay obstáculos insalvables en dicha negociación. El acuerdo es urgente, según Machado, porque antes del 15 de marzo el grupo va a decidir si fabrica o no en Almussafes el nuevo Fiesta.
La fabricación del Fiesta permitiría, según Machado, estabilizar la producción de Almussafes en torno a las 350.000 unidades e incluso llegar a las 400.000. Eso justificaría un tercer turno de trabajo y generaría importantes inversiones, aunque no especificó la cuantía de éstas. La producción de Almussafes se situó el año pasado en 343.000 unidades, un 30 por ciento de lo que produce la compañía norteamericana en Europa.
Desde Colonia, cuartel general de Ford en Europa, se están estudiando formas para mejorar las sinergias con las marcas más exclusivas del grupo, tales como Jaguar, Volvo y Land Rover. El fabricante norteamericano está ansioso de volver a la senda de los beneficios en el Viejo Continente ante la caída de ventas que está sufriendo el mercado estadounidense.