Firestone retirará otros 3,5 millones de ruedas

Según su presidente, en Firestone "es tiempo de mirar hacia delante", pero, eso sí, antes de que ponga punto final al escándalo de los neumáticos defectuosos, esta compañía deberá retirar del mercado otros 3,5 millones de ruedas.

La Agencia Federal para la Seguridad en el Transporte estadounidense (NHTSA, según sus siglas en inglés) acaba de ordenar a Firestone que retire del mercado otros 3,5 millones de neumáticos. Según las investigaciones de este organismo, estas unidades han provocado 72 víctimas mortales. Así, la marca ya se ha visto involucrada en el fallecimiento de 275 personas.

Los neumáticos que deben ser sustituidos ahora son del modelo Wilderness AT y fueron fabricadas antes de 1998 y vendidas como equipamiento de serie del Ford Explorer y del Mercury Mountaineer o como ruedas de repuesto para otros todo terreno.

La NTHSA asegura que las bandas de rodadura de estas ruedas se separan, lo que causa el vuelco o la salida de la carretera del vehículo, pero Firestone no está de acuerdo con esta teoría. Aun así, el fabricante ha decidido sustituirlas para, según afirma su presidente, John Lampe, "cerrar este capítulo de la historia de la compañía".

El desinfle de un gigante de las ruedas
El fabricante estadounidense propiedad del grupo japonés Bridgestone ya ha tenido que retirar 11,5 millones de neumáticos, cantidad que se incrementó cuando Ford sustituyó por su cuenta otros 13 millones de ruedas.

Entre estas compañías, ligadas por vínculos empresariales e incluso familiares durante casi un siglo, se cruzó una guerra de acusaciones que se ha saldado con la ruptura total de las relaciones. Firestone aseguraba que los Explorer causaron los vuelcos por un problema en las suspensiones.

Así, Ford también se veía sometida a un exhaustivo reconocimiento, pero la marca del óvalo acaba de lanzar un renovado Explorer y comienza a cerrar acuerdos extrajudiciales con las víctimas de este escándalo. Es decir, el fabricante de automóviles parece salir del pozo mientras que su antiguo socio no ve todavía la luz.