Fiat recurre a la Bolsa en busca de ayuda

Hace 8 años que Fiat no se enfrentaba a los números rojos, pero éstos han llegado a raudales. En 2001, esta compañía ha perdido 791 millones de euros y, mientras que asegura que conservará su división de autos, ha decidido sacar a la venta gran parte de sus activos.

El parqué salvará a Fiat. Paolo Cantarella, el consejero delegado de este grupo industrial, el mayor de toda Italia, ha destacado que ya tienen ofertas en firme para vender 3.000 millones de euros (499.158 millones de pesetas).

El Grupo ha sufrido una sangría de 791 millones de euros (131.611 millones de pesetas), aunque, eso sí, si se excluye lo que Fiat se ha dejado en impuestos, el consorcio "sólo" ha perdido 445 millones de euros (74.041 millones de pesetas). Mientras, en 2000, había ganado 578 millones de euros (96.171 millones de pesetas), 664 millones de euros (110.480 millones de pesetas) antes de impuestos.

El propio Giovanni Agnelli, presidente de honor de Fiat, ha reiterado que el año será "difícil", ya que, en 2002, tendrán que llevar a cabo una gran reestructuración, que incluye el despido de 6.000 empleados y el cierre de 18 plantas.

Aunque los expertos aseguran que Fiat es uno de los constructores más débiles de Europa, la Bolsa podría dar al Grupo la válvula de escape que necesita para hacer frente a la contracción del mercado. Sus acciones han caído un 20 por ciento durante el pasado ejercicio, pero, aun así, la firma italiana ampliará su capital en 1.000 millones de euros (166.386 millones de pesetas) y emitirá 2.512 millones de euros (417.961 millones de pesetas) en obligaciones convertibles en acciones de su socio estratégico, General Motors.