Fiat intenta salvar sus inversiones en Argentina mediante las exportaciones

La grave crisis en la que está sumergida la economía argentina tiene una repercusión muy negativa en la venta de coches y obliga a los fabricantes a cambiar de estrategia y centrarse en la exportación.

El fabricante italiano planea triplicar sus exportaciones argentinas este año y ampliarlas hasta las 22.000 unidades o, lo que es lo mismo, hasta el 50 por ciento de su producción. El destinatario de la mayoría de estos vehículos será su vecino Brasil.
El presidente de Fiat Auto Argentina S.A, Cristiano Rattazi, ha explicado que esta operación va destinada a mantener las plantas de producción ocupadas.
Este giro hacia la exportación refleja el cambio producido en el mercado automovilístico argentino desde que Fiat construyó una fábrica en 1995 para hacer frente al boom que estaba viviendo el mercado argentino. La larga recesión que atraviesa el país contrasta en la actualidad con la fortaleza de la economía brasileña. En la actualidad, el mercado brasileño absorbe el 96 por ciento de las exportaciones argentinas.
Fiat está procurando reducir costes trasladando parte de la producción de motores y componentes a Brasil y sólo tiene 1.000 trabajadores, en contraste con los 5.000 empleados que tenía en septiembre de 1997. Hay que tener en cuenta que los costes laborales en Brasil llegan a ser casi la mitad de los de Argentina. El fabricante italiano ya sólo produce en este país el Siena sedan, tras haber trasladado a Brasil la producción de los modelos Palio y Uno.
El año pasado, las ventas de automóviles en Argentina descendieron un 19,2 por ciento; los resultados de Fiat todavía fueron peores y sus ventas bajaron un 45 por ciento, pasando del segundo al quinto puesto en número de ventas.