Fiat Croma

De entre las cenizas calientes de una crisis económica severa, Fiat vuelve a resurgir para crear un nuevo concepto –el “station comfort"- bajo un nombre de vieja gloria: Croma. Con más calidad que nunca, con el Diesel más potente de la categoría y a precios de verdad competitivos, el nuevo Croma es el manifiesto de la nueva Fiat, la carta de presentación de su nueva era.

Fiat Croma
Fiat Croma

Por lo que respecta a motores, la gama incluye propulsores de gasolina y también Diesel. Los gasolina son dos, aunque sólo uno de ellos estará a la venta en un primer momento: el 2.2 de 147 CV y un par de 20,7 mkg a 4.000 rpm. En enero o febrero de 2006 se añadirá el 1.8 16V de 140 CV y un par de 17,8 mkg a 3.800 rpm. Los dos se combinan con cajas manuales de 5 velocidades y, en el caso del 2.2, también con un cambio automático secuencial.En cuanto a los motores Diesel, son tres Multijet: el ya conocido 1.9 en versiones de 120 ó de 150 CV y un inédito 2.4 de 200 CV que, según Fiat, no tendrá rival en todo el segmento y que sólo irá asociado al cambio automático. Los 1.9 se han mejorado aumentando sus prestaciones y su par a bajas vueltas y reduciendo el ruido y las vibraciones.Se deriva del 2.4 JTD 10 válvulas Common Rail y tiene 20 válvulas y cinco cilindros en línea (82 mm de diámetro y 90,4 mm de carrera) con 200 caballos de potencia que entrega a 4.000 rpm y un par de 40,8 mkg a 2.000 rpm, todo ello gestionado por un cambio automático secuencial de 6 velocidades, también de nuevo desarrollo, con la centralita integrada en el cambio y que se ha diseñado dando prioridad a la contención de los consumos. Es el Diesel más potente de su categoría, pero, además de exhibir potencia, resulta muy silencioso. Su cambio automático lo hace especialmente proclive a la conducción tranquila y relajada, sin brusquedades ni vibraciones a alta velocidad; la sobrealimentación es por turbocompresor de geometría variable. En esta versión, el Croma alcanza una velocidad máxima de 216 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h el 8,5 segundos. Costará unos 31.000 euros y, si lo quieres, puedes empezar a ahorrar, porque no estará a la venta hasta principios de 2006.Las suspensiones son McPherson delante y multibrazo de cuatro brazos detrás . Los muelles traseros son de flexibilidad variable para asegurar el confort de marcha y mantener las características dinámicas del coche en cualquiera de las distintas configuraciones de carga previsibles. Durante la toma de contacto organizada por Fiat en los alrededores de Roma, hemos tenido la oportunidad de confirmar las buenas sensaciones que el Croma nos había transmitido al verlo por fuera y saber sus características. Hemos conducido la versión 2.2 de gasolina de 150 CV con cambio automático y la Diesel 1.9 Multijet de 150 CV con cambio manual, con impresiones de conducción muy positivas en ambos casos, si bien el cambio automático no acabó de seducirnos del todo.La postura al volante es todo lo buena que el conductor desee, porque las posibilidades de regulación de asiento, volante y espejos permiten configurarnos un puesto de conducción a la medida de nuestras dimensiones físicas y nuestros hábitos al volante y con total control de lo que pasa tanto fuera –gran visibilidad en todos los ángulos- como dentro –buena instrumentación, buena ergonomía- del coche. El manejo de la palanca de cambios es preciso y muy agradable. Al sentarnos en el Croma, nos vino a la cabeza el anuncio de Fiat de que, por fin, se han impuesto el objetivo de la calidad percibida, así que examinamos bien los plásticos y las terminaciones del habitáculo, la calidad del sonido al abrir y cerrar las puertas, los remates de las tapicerías, los alfombrados del maletero… y sí, la verdad, es que todos esos parámetros nos parecieron muy correctos y, al menos en las unidades que probamos, el esfuerzo de Fiat por alcanzar un alto estándar de calidad –y que el cliente también se dé cuenta- parece recompensado.Ya en marcha, es muy notable el perfecto aislamiento acústico, que permite mantener una conversación fluida sin tener que alzar la voz o escuchar la radio sin, además, escuchar el motor y el ruido aerodinámico. En una parte del recorrido realizado por autopista, a mayor velocidad y con cierto viento, sí aparece más rumorosidad, pero ni en ese caso llega a molestar en exceso, lo que indica que el equipo de desarrollo del Croma ha hecho un buen trabajo en este aspecto. Las cualidades dinámicas de este nuevo Fiat permiten conducir con total soltura, sin notar apenas las irregularidades del firme, sin moverse de la trayectoria cuando, a alta velocidad, pasamos sobre juntas de dilatación, sin que se balancee apenas en los giros, con un comportamiento del todo noble y predecible. Nos gustó mucho la versión Diesel con cambio manual, pero no disfrutamos tanto con el cambio automático que montaba el 2.2 de gasolina de 150 CV, especialmente en las reducciones para conseguir más aceleración, que resultan bruscas –se perciben como un “acelerón" con tirón incluido- y no llegan cuando uno las haría en un cambio manual. Tampoco en las solicitudes que se hacen al acelerador el cambio resulta fino, hay como un par de segundos de “vacío", en el que el pie acelera y el motor no responde, aunque sube de vueltas, para de pronto imprimir toda la aceleración que se pedía (carencias del convertidor de par, que quizás debería ser mejorado). Eso aparte, la calidad de rodadura del Croma es excepcional y realmente se disfruta a bordo. La comercialización en España será en junio. A nuestro país, recordemos, llegan tres motores:

-2.2 gasolina de 150 CV, con cambio manual o automático de 5 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 120 CV con cambio manual de 6 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 150 CV con cambio manual o automático de 6 velocidades.

Los precios oscilarán entre los aproximadamente 23.000 euros de la versión más básica (el 1.9 Multijet de 120 CV en acabado Active) y los 28.500 del tope de gama (1.9 Multijet de 150 CV con cambio automático).

A principios de 2006 llegarán:
-1.8 gasolina de 130 CV (21.000 euros aprox.).
-2.4 Multijet de 200 CV (31.000 euros aprox.). Por lo que respecta a motores, la gama incluye propulsores de gasolina y también Diesel. Los gasolina son dos, aunque sólo uno de ellos estará a la venta en un primer momento: el 2.2 de 147 CV y un par de 20,7 mkg a 4.000 rpm. En enero o febrero de 2006 se añadirá el 1.8 16V de 140 CV y un par de 17,8 mkg a 3.800 rpm. Los dos se combinan con cajas manuales de 5 velocidades y, en el caso del 2.2, también con un cambio automático secuencial.En cuanto a los motores Diesel, son tres Multijet: el ya conocido 1.9 en versiones de 120 ó de 150 CV y un inédito 2.4 de 200 CV que, según Fiat, no tendrá rival en todo el segmento y que sólo irá asociado al cambio automático. Los 1.9 se han mejorado aumentando sus prestaciones y su par a bajas vueltas y reduciendo el ruido y las vibraciones.Se deriva del 2.4 JTD 10 válvulas Common Rail y tiene 20 válvulas y cinco cilindros en línea (82 mm de diámetro y 90,4 mm de carrera) con 200 caballos de potencia que entrega a 4.000 rpm y un par de 40,8 mkg a 2.000 rpm, todo ello gestionado por un cambio automático secuencial de 6 velocidades, también de nuevo desarrollo, con la centralita integrada en el cambio y que se ha diseñado dando prioridad a la contención de los consumos. Es el Diesel más potente de su categoría, pero, además de exhibir potencia, resulta muy silencioso. Su cambio automático lo hace especialmente proclive a la conducción tranquila y relajada, sin brusquedades ni vibraciones a alta velocidad; la sobrealimentación es por turbocompresor de geometría variable. En esta versión, el Croma alcanza una velocidad máxima de 216 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h el 8,5 segundos. Costará unos 31.000 euros y, si lo quieres, puedes empezar a ahorrar, porque no estará a la venta hasta principios de 2006.Las suspensiones son McPherson delante y multibrazo de cuatro brazos detrás . Los muelles traseros son de flexibilidad variable para asegurar el confort de marcha y mantener las características dinámicas del coche en cualquiera de las distintas configuraciones de carga previsibles. Durante la toma de contacto organizada por Fiat en los alrededores de Roma, hemos tenido la oportunidad de confirmar las buenas sensaciones que el Croma nos había transmitido al verlo por fuera y saber sus características. Hemos conducido la versión 2.2 de gasolina de 150 CV con cambio automático y la Diesel 1.9 Multijet de 150 CV con cambio manual, con impresiones de conducción muy positivas en ambos casos, si bien el cambio automático no acabó de seducirnos del todo.La postura al volante es todo lo buena que el conductor desee, porque las posibilidades de regulación de asiento, volante y espejos permiten configurarnos un puesto de conducción a la medida de nuestras dimensiones físicas y nuestros hábitos al volante y con total control de lo que pasa tanto fuera –gran visibilidad en todos los ángulos- como dentro –buena instrumentación, buena ergonomía- del coche. El manejo de la palanca de cambios es preciso y muy agradable. Al sentarnos en el Croma, nos vino a la cabeza el anuncio de Fiat de que, por fin, se han impuesto el objetivo de la calidad percibida, así que examinamos bien los plásticos y las terminaciones del habitáculo, la calidad del sonido al abrir y cerrar las puertas, los remates de las tapicerías, los alfombrados del maletero… y sí, la verdad, es que todos esos parámetros nos parecieron muy correctos y, al menos en las unidades que probamos, el esfuerzo de Fiat por alcanzar un alto estándar de calidad –y que el cliente también se dé cuenta- parece recompensado.Ya en marcha, es muy notable el perfecto aislamiento acústico, que permite mantener una conversación fluida sin tener que alzar la voz o escuchar la radio sin, además, escuchar el motor y el ruido aerodinámico. En una parte del recorrido realizado por autopista, a mayor velocidad y con cierto viento, sí aparece más rumorosidad, pero ni en ese caso llega a molestar en exceso, lo que indica que el equipo de desarrollo del Croma ha hecho un buen trabajo en este aspecto. Las cualidades dinámicas de este nuevo Fiat permiten conducir con total soltura, sin notar apenas las irregularidades del firme, sin moverse de la trayectoria cuando, a alta velocidad, pasamos sobre juntas de dilatación, sin que se balancee apenas en los giros, con un comportamiento del todo noble y predecible. Nos gustó mucho la versión Diesel con cambio manual, pero no disfrutamos tanto con el cambio automático que montaba el 2.2 de gasolina de 150 CV, especialmente en las reducciones para conseguir más aceleración, que resultan bruscas –se perciben como un “acelerón" con tirón incluido- y no llegan cuando uno las haría en un cambio manual. Tampoco en las solicitudes que se hacen al acelerador el cambio resulta fino, hay como un par de segundos de “vacío", en el que el pie acelera y el motor no responde, aunque sube de vueltas, para de pronto imprimir toda la aceleración que se pedía (carencias del convertidor de par, que quizás debería ser mejorado). Eso aparte, la calidad de rodadura del Croma es excepcional y realmente se disfruta a bordo. La comercialización en España será en junio. A nuestro país, recordemos, llegan tres motores:

-2.2 gasolina de 150 CV, con cambio manual o automático de 5 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 120 CV con cambio manual de 6 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 150 CV con cambio manual o automático de 6 velocidades.

Los precios oscilarán entre los aproximadamente 23.000 euros de la versión más básica (el 1.9 Multijet de 120 CV en acabado Active) y los 28.500 del tope de gama (1.9 Multijet de 150 CV con cambio automático).

A principios de 2006 llegarán:
-1.8 gasolina de 130 CV (21.000 euros aprox.).
-2.4 Multijet de 200 CV (31.000 euros aprox.). Por lo que respecta a motores, la gama incluye propulsores de gasolina y también Diesel. Los gasolina son dos, aunque sólo uno de ellos estará a la venta en un primer momento: el 2.2 de 147 CV y un par de 20,7 mkg a 4.000 rpm. En enero o febrero de 2006 se añadirá el 1.8 16V de 140 CV y un par de 17,8 mkg a 3.800 rpm. Los dos se combinan con cajas manuales de 5 velocidades y, en el caso del 2.2, también con un cambio automático secuencial.En cuanto a los motores Diesel, son tres Multijet: el ya conocido 1.9 en versiones de 120 ó de 150 CV y un inédito 2.4 de 200 CV que, según Fiat, no tendrá rival en todo el segmento y que sólo irá asociado al cambio automático. Los 1.9 se han mejorado aumentando sus prestaciones y su par a bajas vueltas y reduciendo el ruido y las vibraciones.Se deriva del 2.4 JTD 10 válvulas Common Rail y tiene 20 válvulas y cinco cilindros en línea (82 mm de diámetro y 90,4 mm de carrera) con 200 caballos de potencia que entrega a 4.000 rpm y un par de 40,8 mkg a 2.000 rpm, todo ello gestionado por un cambio automático secuencial de 6 velocidades, también de nuevo desarrollo, con la centralita integrada en el cambio y que se ha diseñado dando prioridad a la contención de los consumos. Es el Diesel más potente de su categoría, pero, además de exhibir potencia, resulta muy silencioso. Su cambio automático lo hace especialmente proclive a la conducción tranquila y relajada, sin brusquedades ni vibraciones a alta velocidad; la sobrealimentación es por turbocompresor de geometría variable. En esta versión, el Croma alcanza una velocidad máxima de 216 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h el 8,5 segundos. Costará unos 31.000 euros y, si lo quieres, puedes empezar a ahorrar, porque no estará a la venta hasta principios de 2006.Las suspensiones son McPherson delante y multibrazo de cuatro brazos detrás . Los muelles traseros son de flexibilidad variable para asegurar el confort de marcha y mantener las características dinámicas del coche en cualquiera de las distintas configuraciones de carga previsibles. Durante la toma de contacto organizada por Fiat en los alrededores de Roma, hemos tenido la oportunidad de confirmar las buenas sensaciones que el Croma nos había transmitido al verlo por fuera y saber sus características. Hemos conducido la versión 2.2 de gasolina de 150 CV con cambio automático y la Diesel 1.9 Multijet de 150 CV con cambio manual, con impresiones de conducción muy positivas en ambos casos, si bien el cambio automático no acabó de seducirnos del todo.La postura al volante es todo lo buena que el conductor desee, porque las posibilidades de regulación de asiento, volante y espejos permiten configurarnos un puesto de conducción a la medida de nuestras dimensiones físicas y nuestros hábitos al volante y con total control de lo que pasa tanto fuera –gran visibilidad en todos los ángulos- como dentro –buena instrumentación, buena ergonomía- del coche. El manejo de la palanca de cambios es preciso y muy agradable. Al sentarnos en el Croma, nos vino a la cabeza el anuncio de Fiat de que, por fin, se han impuesto el objetivo de la calidad percibida, así que examinamos bien los plásticos y las terminaciones del habitáculo, la calidad del sonido al abrir y cerrar las puertas, los remates de las tapicerías, los alfombrados del maletero… y sí, la verdad, es que todos esos parámetros nos parecieron muy correctos y, al menos en las unidades que probamos, el esfuerzo de Fiat por alcanzar un alto estándar de calidad –y que el cliente también se dé cuenta- parece recompensado.Ya en marcha, es muy notable el perfecto aislamiento acústico, que permite mantener una conversación fluida sin tener que alzar la voz o escuchar la radio sin, además, escuchar el motor y el ruido aerodinámico. En una parte del recorrido realizado por autopista, a mayor velocidad y con cierto viento, sí aparece más rumorosidad, pero ni en ese caso llega a molestar en exceso, lo que indica que el equipo de desarrollo del Croma ha hecho un buen trabajo en este aspecto. Las cualidades dinámicas de este nuevo Fiat permiten conducir con total soltura, sin notar apenas las irregularidades del firme, sin moverse de la trayectoria cuando, a alta velocidad, pasamos sobre juntas de dilatación, sin que se balancee apenas en los giros, con un comportamiento del todo noble y predecible. Nos gustó mucho la versión Diesel con cambio manual, pero no disfrutamos tanto con el cambio automático que montaba el 2.2 de gasolina de 150 CV, especialmente en las reducciones para conseguir más aceleración, que resultan bruscas –se perciben como un “acelerón" con tirón incluido- y no llegan cuando uno las haría en un cambio manual. Tampoco en las solicitudes que se hacen al acelerador el cambio resulta fino, hay como un par de segundos de “vacío", en el que el pie acelera y el motor no responde, aunque sube de vueltas, para de pronto imprimir toda la aceleración que se pedía (carencias del convertidor de par, que quizás debería ser mejorado). Eso aparte, la calidad de rodadura del Croma es excepcional y realmente se disfruta a bordo. La comercialización en España será en junio. A nuestro país, recordemos, llegan tres motores:

-2.2 gasolina de 150 CV, con cambio manual o automático de 5 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 120 CV con cambio manual de 6 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 150 CV con cambio manual o automático de 6 velocidades.

Los precios oscilarán entre los aproximadamente 23.000 euros de la versión más básica (el 1.9 Multijet de 120 CV en acabado Active) y los 28.500 del tope de gama (1.9 Multijet de 150 CV con cambio automático).

A principios de 2006 llegarán:
-1.8 gasolina de 130 CV (21.000 euros aprox.).
-2.4 Multijet de 200 CV (31.000 euros aprox.). Por lo que respecta a motores, la gama incluye propulsores de gasolina y también Diesel. Los gasolina son dos, aunque sólo uno de ellos estará a la venta en un primer momento: el 2.2 de 147 CV y un par de 20,7 mkg a 4.000 rpm. En enero o febrero de 2006 se añadirá el 1.8 16V de 140 CV y un par de 17,8 mkg a 3.800 rpm. Los dos se combinan con cajas manuales de 5 velocidades y, en el caso del 2.2, también con un cambio automático secuencial.En cuanto a los motores Diesel, son tres Multijet: el ya conocido 1.9 en versiones de 120 ó de 150 CV y un inédito 2.4 de 200 CV que, según Fiat, no tendrá rival en todo el segmento y que sólo irá asociado al cambio automático. Los 1.9 se han mejorado aumentando sus prestaciones y su par a bajas vueltas y reduciendo el ruido y las vibraciones.Se deriva del 2.4 JTD 10 válvulas Common Rail y tiene 20 válvulas y cinco cilindros en línea (82 mm de diámetro y 90,4 mm de carrera) con 200 caballos de potencia que entrega a 4.000 rpm y un par de 40,8 mkg a 2.000 rpm, todo ello gestionado por un cambio automático secuencial de 6 velocidades, también de nuevo desarrollo, con la centralita integrada en el cambio y que se ha diseñado dando prioridad a la contención de los consumos. Es el Diesel más potente de su categoría, pero, además de exhibir potencia, resulta muy silencioso. Su cambio automático lo hace especialmente proclive a la conducción tranquila y relajada, sin brusquedades ni vibraciones a alta velocidad; la sobrealimentación es por turbocompresor de geometría variable. En esta versión, el Croma alcanza una velocidad máxima de 216 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h el 8,5 segundos. Costará unos 31.000 euros y, si lo quieres, puedes empezar a ahorrar, porque no estará a la venta hasta principios de 2006.Las suspensiones son McPherson delante y multibrazo de cuatro brazos detrás . Los muelles traseros son de flexibilidad variable para asegurar el confort de marcha y mantener las características dinámicas del coche en cualquiera de las distintas configuraciones de carga previsibles. Durante la toma de contacto organizada por Fiat en los alrededores de Roma, hemos tenido la oportunidad de confirmar las buenas sensaciones que el Croma nos había transmitido al verlo por fuera y saber sus características. Hemos conducido la versión 2.2 de gasolina de 150 CV con cambio automático y la Diesel 1.9 Multijet de 150 CV con cambio manual, con impresiones de conducción muy positivas en ambos casos, si bien el cambio automático no acabó de seducirnos del todo.La postura al volante es todo lo buena que el conductor desee, porque las posibilidades de regulación de asiento, volante y espejos permiten configurarnos un puesto de conducción a la medida de nuestras dimensiones físicas y nuestros hábitos al volante y con total control de lo que pasa tanto fuera –gran visibilidad en todos los ángulos- como dentro –buena instrumentación, buena ergonomía- del coche. El manejo de la palanca de cambios es preciso y muy agradable. Al sentarnos en el Croma, nos vino a la cabeza el anuncio de Fiat de que, por fin, se han impuesto el objetivo de la calidad percibida, así que examinamos bien los plásticos y las terminaciones del habitáculo, la calidad del sonido al abrir y cerrar las puertas, los remates de las tapicerías, los alfombrados del maletero… y sí, la verdad, es que todos esos parámetros nos parecieron muy correctos y, al menos en las unidades que probamos, el esfuerzo de Fiat por alcanzar un alto estándar de calidad –y que el cliente también se dé cuenta- parece recompensado.Ya en marcha, es muy notable el perfecto aislamiento acústico, que permite mantener una conversación fluida sin tener que alzar la voz o escuchar la radio sin, además, escuchar el motor y el ruido aerodinámico. En una parte del recorrido realizado por autopista, a mayor velocidad y con cierto viento, sí aparece más rumorosidad, pero ni en ese caso llega a molestar en exceso, lo que indica que el equipo de desarrollo del Croma ha hecho un buen trabajo en este aspecto. Las cualidades dinámicas de este nuevo Fiat permiten conducir con total soltura, sin notar apenas las irregularidades del firme, sin moverse de la trayectoria cuando, a alta velocidad, pasamos sobre juntas de dilatación, sin que se balancee apenas en los giros, con un comportamiento del todo noble y predecible. Nos gustó mucho la versión Diesel con cambio manual, pero no disfrutamos tanto con el cambio automático que montaba el 2.2 de gasolina de 150 CV, especialmente en las reducciones para conseguir más aceleración, que resultan bruscas –se perciben como un “acelerón" con tirón incluido- y no llegan cuando uno las haría en un cambio manual. Tampoco en las solicitudes que se hacen al acelerador el cambio resulta fino, hay como un par de segundos de “vacío", en el que el pie acelera y el motor no responde, aunque sube de vueltas, para de pronto imprimir toda la aceleración que se pedía (carencias del convertidor de par, que quizás debería ser mejorado). Eso aparte, la calidad de rodadura del Croma es excepcional y realmente se disfruta a bordo. La comercialización en España será en junio. A nuestro país, recordemos, llegan tres motores:

-2.2 gasolina de 150 CV, con cambio manual o automático de 5 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 120 CV con cambio manual de 6 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 150 CV con cambio manual o automático de 6 velocidades.

Los precios oscilarán entre los aproximadamente 23.000 euros de la versión más básica (el 1.9 Multijet de 120 CV en acabado Active) y los 28.500 del tope de gama (1.9 Multijet de 150 CV con cambio automático).

A principios de 2006 llegarán:
-1.8 gasolina de 130 CV (21.000 euros aprox.).
-2.4 Multijet de 200 CV (31.000 euros aprox.). Por lo que respecta a motores, la gama incluye propulsores de gasolina y también Diesel. Los gasolina son dos, aunque sólo uno de ellos estará a la venta en un primer momento: el 2.2 de 147 CV y un par de 20,7 mkg a 4.000 rpm. En enero o febrero de 2006 se añadirá el 1.8 16V de 140 CV y un par de 17,8 mkg a 3.800 rpm. Los dos se combinan con cajas manuales de 5 velocidades y, en el caso del 2.2, también con un cambio automático secuencial.En cuanto a los motores Diesel, son tres Multijet: el ya conocido 1.9 en versiones de 120 ó de 150 CV y un inédito 2.4 de 200 CV que, según Fiat, no tendrá rival en todo el segmento y que sólo irá asociado al cambio automático. Los 1.9 se han mejorado aumentando sus prestaciones y su par a bajas vueltas y reduciendo el ruido y las vibraciones.Se deriva del 2.4 JTD 10 válvulas Common Rail y tiene 20 válvulas y cinco cilindros en línea (82 mm de diámetro y 90,4 mm de carrera) con 200 caballos de potencia que entrega a 4.000 rpm y un par de 40,8 mkg a 2.000 rpm, todo ello gestionado por un cambio automático secuencial de 6 velocidades, también de nuevo desarrollo, con la centralita integrada en el cambio y que se ha diseñado dando prioridad a la contención de los consumos. Es el Diesel más potente de su categoría, pero, además de exhibir potencia, resulta muy silencioso. Su cambio automático lo hace especialmente proclive a la conducción tranquila y relajada, sin brusquedades ni vibraciones a alta velocidad; la sobrealimentación es por turbocompresor de geometría variable. En esta versión, el Croma alcanza una velocidad máxima de 216 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h el 8,5 segundos. Costará unos 31.000 euros y, si lo quieres, puedes empezar a ahorrar, porque no estará a la venta hasta principios de 2006.Las suspensiones son McPherson delante y multibrazo de cuatro brazos detrás . Los muelles traseros son de flexibilidad variable para asegurar el confort de marcha y mantener las características dinámicas del coche en cualquiera de las distintas configuraciones de carga previsibles. Durante la toma de contacto organizada por Fiat en los alrededores de Roma, hemos tenido la oportunidad de confirmar las buenas sensaciones que el Croma nos había transmitido al verlo por fuera y saber sus características. Hemos conducido la versión 2.2 de gasolina de 150 CV con cambio automático y la Diesel 1.9 Multijet de 150 CV con cambio manual, con impresiones de conducción muy positivas en ambos casos, si bien el cambio automático no acabó de seducirnos del todo.La postura al volante es todo lo buena que el conductor desee, porque las posibilidades de regulación de asiento, volante y espejos permiten configurarnos un puesto de conducción a la medida de nuestras dimensiones físicas y nuestros hábitos al volante y con total control de lo que pasa tanto fuera –gran visibilidad en todos los ángulos- como dentro –buena instrumentación, buena ergonomía- del coche. El manejo de la palanca de cambios es preciso y muy agradable. Al sentarnos en el Croma, nos vino a la cabeza el anuncio de Fiat de que, por fin, se han impuesto el objetivo de la calidad percibida, así que examinamos bien los plásticos y las terminaciones del habitáculo, la calidad del sonido al abrir y cerrar las puertas, los remates de las tapicerías, los alfombrados del maletero… y sí, la verdad, es que todos esos parámetros nos parecieron muy correctos y, al menos en las unidades que probamos, el esfuerzo de Fiat por alcanzar un alto estándar de calidad –y que el cliente también se dé cuenta- parece recompensado.Ya en marcha, es muy notable el perfecto aislamiento acústico, que permite mantener una conversación fluida sin tener que alzar la voz o escuchar la radio sin, además, escuchar el motor y el ruido aerodinámico. En una parte del recorrido realizado por autopista, a mayor velocidad y con cierto viento, sí aparece más rumorosidad, pero ni en ese caso llega a molestar en exceso, lo que indica que el equipo de desarrollo del Croma ha hecho un buen trabajo en este aspecto. Las cualidades dinámicas de este nuevo Fiat permiten conducir con total soltura, sin notar apenas las irregularidades del firme, sin moverse de la trayectoria cuando, a alta velocidad, pasamos sobre juntas de dilatación, sin que se balancee apenas en los giros, con un comportamiento del todo noble y predecible. Nos gustó mucho la versión Diesel con cambio manual, pero no disfrutamos tanto con el cambio automático que montaba el 2.2 de gasolina de 150 CV, especialmente en las reducciones para conseguir más aceleración, que resultan bruscas –se perciben como un “acelerón" con tirón incluido- y no llegan cuando uno las haría en un cambio manual. Tampoco en las solicitudes que se hacen al acelerador el cambio resulta fino, hay como un par de segundos de “vacío", en el que el pie acelera y el motor no responde, aunque sube de vueltas, para de pronto imprimir toda la aceleración que se pedía (carencias del convertidor de par, que quizás debería ser mejorado). Eso aparte, la calidad de rodadura del Croma es excepcional y realmente se disfruta a bordo. La comercialización en España será en junio. A nuestro país, recordemos, llegan tres motores:

-2.2 gasolina de 150 CV, con cambio manual o automático de 5 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 120 CV con cambio manual de 6 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 150 CV con cambio manual o automático de 6 velocidades.

Los precios oscilarán entre los aproximadamente 23.000 euros de la versión más básica (el 1.9 Multijet de 120 CV en acabado Active) y los 28.500 del tope de gama (1.9 Multijet de 150 CV con cambio automático).

A principios de 2006 llegarán:
-1.8 gasolina de 130 CV (21.000 euros aprox.).
-2.4 Multijet de 200 CV (31.000 euros aprox.). Por lo que respecta a motores, la gama incluye propulsores de gasolina y también Diesel. Los gasolina son dos, aunque sólo uno de ellos estará a la venta en un primer momento: el 2.2 de 147 CV y un par de 20,7 mkg a 4.000 rpm. En enero o febrero de 2006 se añadirá el 1.8 16V de 140 CV y un par de 17,8 mkg a 3.800 rpm. Los dos se combinan con cajas manuales de 5 velocidades y, en el caso del 2.2, también con un cambio automático secuencial.En cuanto a los motores Diesel, son tres Multijet: el ya conocido 1.9 en versiones de 120 ó de 150 CV y un inédito 2.4 de 200 CV que, según Fiat, no tendrá rival en todo el segmento y que sólo irá asociado al cambio automático. Los 1.9 se han mejorado aumentando sus prestaciones y su par a bajas vueltas y reduciendo el ruido y las vibraciones.Se deriva del 2.4 JTD 10 válvulas Common Rail y tiene 20 válvulas y cinco cilindros en línea (82 mm de diámetro y 90,4 mm de carrera) con 200 caballos de potencia que entrega a 4.000 rpm y un par de 40,8 mkg a 2.000 rpm, todo ello gestionado por un cambio automático secuencial de 6 velocidades, también de nuevo desarrollo, con la centralita integrada en el cambio y que se ha diseñado dando prioridad a la contención de los consumos. Es el Diesel más potente de su categoría, pero, además de exhibir potencia, resulta muy silencioso. Su cambio automático lo hace especialmente proclive a la conducción tranquila y relajada, sin brusquedades ni vibraciones a alta velocidad; la sobrealimentación es por turbocompresor de geometría variable. En esta versión, el Croma alcanza una velocidad máxima de 216 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h el 8,5 segundos. Costará unos 31.000 euros y, si lo quieres, puedes empezar a ahorrar, porque no estará a la venta hasta principios de 2006.Las suspensiones son McPherson delante y multibrazo de cuatro brazos detrás . Los muelles traseros son de flexibilidad variable para asegurar el confort de marcha y mantener las características dinámicas del coche en cualquiera de las distintas configuraciones de carga previsibles. Durante la toma de contacto organizada por Fiat en los alrededores de Roma, hemos tenido la oportunidad de confirmar las buenas sensaciones que el Croma nos había transmitido al verlo por fuera y saber sus características. Hemos conducido la versión 2.2 de gasolina de 150 CV con cambio automático y la Diesel 1.9 Multijet de 150 CV con cambio manual, con impresiones de conducción muy positivas en ambos casos, si bien el cambio automático no acabó de seducirnos del todo.La postura al volante es todo lo buena que el conductor desee, porque las posibilidades de regulación de asiento, volante y espejos permiten configurarnos un puesto de conducción a la medida de nuestras dimensiones físicas y nuestros hábitos al volante y con total control de lo que pasa tanto fuera –gran visibilidad en todos los ángulos- como dentro –buena instrumentación, buena ergonomía- del coche. El manejo de la palanca de cambios es preciso y muy agradable. Al sentarnos en el Croma, nos vino a la cabeza el anuncio de Fiat de que, por fin, se han impuesto el objetivo de la calidad percibida, así que examinamos bien los plásticos y las terminaciones del habitáculo, la calidad del sonido al abrir y cerrar las puertas, los remates de las tapicerías, los alfombrados del maletero… y sí, la verdad, es que todos esos parámetros nos parecieron muy correctos y, al menos en las unidades que probamos, el esfuerzo de Fiat por alcanzar un alto estándar de calidad –y que el cliente también se dé cuenta- parece recompensado.Ya en marcha, es muy notable el perfecto aislamiento acústico, que permite mantener una conversación fluida sin tener que alzar la voz o escuchar la radio sin, además, escuchar el motor y el ruido aerodinámico. En una parte del recorrido realizado por autopista, a mayor velocidad y con cierto viento, sí aparece más rumorosidad, pero ni en ese caso llega a molestar en exceso, lo que indica que el equipo de desarrollo del Croma ha hecho un buen trabajo en este aspecto. Las cualidades dinámicas de este nuevo Fiat permiten conducir con total soltura, sin notar apenas las irregularidades del firme, sin moverse de la trayectoria cuando, a alta velocidad, pasamos sobre juntas de dilatación, sin que se balancee apenas en los giros, con un comportamiento del todo noble y predecible. Nos gustó mucho la versión Diesel con cambio manual, pero no disfrutamos tanto con el cambio automático que montaba el 2.2 de gasolina de 150 CV, especialmente en las reducciones para conseguir más aceleración, que resultan bruscas –se perciben como un “acelerón" con tirón incluido- y no llegan cuando uno las haría en un cambio manual. Tampoco en las solicitudes que se hacen al acelerador el cambio resulta fino, hay como un par de segundos de “vacío", en el que el pie acelera y el motor no responde, aunque sube de vueltas, para de pronto imprimir toda la aceleración que se pedía (carencias del convertidor de par, que quizás debería ser mejorado). Eso aparte, la calidad de rodadura del Croma es excepcional y realmente se disfruta a bordo. La comercialización en España será en junio. A nuestro país, recordemos, llegan tres motores:

-2.2 gasolina de 150 CV, con cambio manual o automático de 5 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 120 CV con cambio manual de 6 velocidades.
-1.9 Diesel Multijet de 150 CV con cambio manual o automático de 6 velocidades.

Los precios oscilarán entre los aproximadamente 23.000 euros de la versión más básica (el 1.9 Multijet de 120 CV en acabado Active) y los 28.500 del tope de gama (1.9 Multijet de 150 CV con cambio automático).

A principios de 2006 llegarán:
-1.8 gasolina de 130 CV (21.000 euros aprox.).
-2.4 Multijet de 200 CV (31.000 euros aprox.).