Europa y Chile, unidas por la gasolina sin plomo

La gasolina sin plomo es el combustible que más consume en nuestro país, pero su precio - inflado por la OPEP - no ha dejado de crecer en lo que va de año. Países como Chile no están sólo sometidos a los dictados del cártel, sino también de la industria petrolífera. Por eso, la Unión Europea ha llegado a un acuerdo con Chile, por el que el estado sudamericano producirá su propia gasolina sin plomo.

En el Palacio de la Moneda - donde se encuentra ubicado el Ejecutivo chileno - saben muy bien que el precio de la gasolina se puede convertir en la mecha de todo un polvorín social. En 2000, los ciudadanos amenazaban a los dueños de los autobuses públicos y los camioneros organizaban marchas hacia la capital, Santiago de Chile. En 1973, Salvador Allende - entonces presidente - tuvo que lidiar con una amenaza de huelga general.

Ahora, el Gobierno de Ricardo Lagos tiene más apoyo que sus predecesores: la Unión Europea acaba de firmar un acuerdo con Chile para producir gasolina sin plomo en la región de Valparaíso (a 119 kilómetros al oeste de Santiago).

El objetivo es que la capital chilena esté completamente abastecida de este combustible, por lo que han decidido invertir en el proyecto más de 36,8 millones de euros (6.123 millones de pesetas). La nueva empresa se denomina ETALSA y está participada por la empresa alemana Ferrostaal (con un 42 por ciento), la fundación EuroChile</font color="#0000CC"> (con un 10 por ciento), la estatal Empresa Nacional del Petróleo de Chile (con un 21 por ciento), RPC (con un 21 por ciento) e Inversiones Concón (con un 6 por ciento).