España puede aceptar la armonización fiscal de los combustibles

En España pagamos unos impuestos por los carburantes que están muy por debajo de la media europea. El Tratado de la Unión obliga a que todos los productos tengan la misma presión fiscal en todos los países miembros. Traducido: España debe subir sus impuestos todavía más. De momento, se niega.

España puede aceptar la armonización fiscal de los combustibles
España puede aceptar la armonización fiscal de los combustibles

El Gobierno ha ejercido su derecho de veto sistemáticamente cada vez que la Comisión Europea pedía que el impuesto de hidrocarburos español se equiparase a la media continental. Sin embargo, con la asunción de la presidencia de turno de la Unión, el Ejecutivo de Aznar ya no puede escurrir más el bulto. Entre los asuntos pendientes que ha de resolver está la controvertida armonización.

En España, como es sabido, se acaba de aplicar un aumento parcial de estos impuestos para financiar los traspasos sanitarios a las comunidades autónomas. Otra subida resultará realmente impopular.

Pese a este peligro, el Ministerio de Economía ha empezado a estudiar la posibilidad de igualar la tasa con la media europea. El momento no es malo, pues las gasolinas están muy baratas y el impacto no sería tan fuerte.

Rodrigo Rato, titular de Economía, cree que se puede avanzar en la armonización fiscal de la energía, pero reconoce también que no es un tema prioritario para España. Aun así, apunta que se aceptará la normalización siempre que se trabaje para aumentar la competencia en el mercado energético de Europa.
"La armonización debe hacerse sobre la liberalización", remacha el vicepresidente segundo del Gobierno.

Día sin gasolina
Mientras se barajan más subidas de impuestos, Izquierda Unida prepara protestas contra la decisión del Gobierno de aumentar las tasas para financiar la sanidad pública.

Izquierda Unida ha convocado un "Día sin gasolina" para el próximo 24 de enero; con el apoyo de la Confederación de Asociaciones de Vecinos, la Confederación de Consumidores y Usuarios, la Chunta Aragonesista e Iniciativa per Catalunya, IU pedirá a los conductores que no reposten ese día como protesta.

Consideran que la política fiscal del Gobierno es injusta y califican de "burla" la justificación de la subida de los impuestos como apoyo al gasto sanitario.

Quienes también están en contra del aumento fiscal en los carburantes son los transportistas. Hoy miércoles, representantes del Comité Nacional de Transporte por Carretera, CNTC, se reunirán con el ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, para pedir compensaciones a dicha subida.

El nuevo impuesto supone para el sector un gasto extra muy importante, pues el litro de gasóleo se ha encarecido entre cuatro y seis pesetas en función de la comunidad.

Ovidio de la Roza, presidente del CNTC, asegura que agotarán el diálogo antes de ir a las movilizaciones y que están dispuestos a aceptar cualquier medida que entiendan compensatoria.

Por suerte para todos los sectores afectados, el precio del petróleo se contiene y, con él, el de los carburantes. Aunque la semana pasada fue alcista, lo cual frenó la racha de bajadas de las gasolinas, ahora la tendencia vuelve a ser a la baja.

Ayer, en Nueva York se cerró la jornada con el barril a 21,25 dólares, mientras que en Londres, el Brent, la referencia europea, acabó cotizando a 22 dólares.

Las previsiones son muy tranquilizadoras para los usuarios, no así para petroleras y países productores. Al anuncio hecho ayer por la Opep, en el que confirmaba la paralización de su mecanismo de subida de precios, se unen las proyecciones de ventas, extracciones y demanda en Estados Unidos. Todas ellas hablan de un par de años con bajadas en todos los aspectos, lo cual incluirá los precios.

Los mejores vídeos