España, contra el peaje a camiones en la UE

La mayoría de los 25 Estados miembros de la Unión Europea, entre ellos España, han mostrado su oposición a la propuesta comunitaria sobre el peaje a camiones en las carreteras europeas. El texto volverá a ser enviado ahora al grupo de expertos de transportes de la UE para que estudien diversas modificaciones técnicas.

El peaje francés costará 250 millones a las empresas españolas
El peaje francés costará 250 millones a las empresas españolas

Al final, no ha habido consenso. La mayoría de los países de la Unión Europea han decidido bloquear la actual propuesta comunitaria para regular el peaje a camiones por el uso de ciertas carreteras europeas, lo que ya ha obligado a devolver el texto a la Comisión Europea para que estudie posibles modificaciones. Y es que todos los Estados miembros, a excepción de Hungría, Bélgica y Eslovaquia, han votado en contra de un informe que consideran “desequilibrado".Entre los principales países opositores al texto figura España. Y también entre los más críticos, por cierto. Nuestro secretario general de Transportes, Fernando Palao, dejó claro desde el primer momento que la propuesta no presentaba “ningún valor añadido para los intereses de España".Palao aseguró durante la reunión del Consejo de ministros de la UE que el texto no está "lo suficientemente maduro para su aprobación" y abogó por un análisis más profundo de las divergencias mostradas por todos los países. “No es sólo un debate entre países de tránsito y periféricos", aseguró el secretario general de Transportes.Entre los puntos más problemáticos del informe, Palao citó la posibilidad de establecer una financiación cruzada con recargas destinadas a pagar obras de infraestructuras en vías paralelas, “que nos produce intranquilidad". “El hecho de que con el dinero de los peajes del transporte por carretera se financie el ferrocarril es de difícil aceptación para España", señaló.Asimismo, Palao afirmó que es “vital desarrollar una metodología común y obligatoria para el cálculo de los costes, con unas reglas claras y la vigilancia de la Comisión Europea". En cuanto a la propuesta de que el ingreso de los peajes se destine al sector del transporte, el representante español lo consideró “fundamental para poder hacer entender mejor el acuerdo al sector y a la población en general".