Es viral: flores en los baches para reivindicar el mal estado de las carreteras

Un vecino de O Porriño en Pontevedra planta flores en los baches de la carretera para alertar del mal estado de las mismas. Ya se le conoce como “el chatarrero justiciero".

Es viral: flores en los baches para reivindicar el mal estado de las carreteras
Es viral: flores en los baches para reivindicar el mal estado de las carreteras

Lo habíamos visto en otros lugares del mundo, como en carreteras de Holanda, México o Estados Unidos. Pero aún no teníamos noticias de que alguien emprendiera una acción similar en España. Un vecino de O Porriño (Pontevedra) ha decidido plantar unas flores en los baches de las vías que pasan por la localidad.

José Cancelas, que ya se le conoce como “el chatarrero justiciero" ha decidido emprender una campaña para alertar del mal estado de las carreteras gallegas y, más concretamente, las que pasan cerca de la localidad pontevedresa de O Porriño. Para mostrar su enfado, se ha abierto una cuenta de Facebook y allí ha hecho pública su protesta.

La imagen de José plantando flores en la carretera se ha hecho viral y tal y como asegura a EFE, ya son muchos los vecinos que le piden que acuda junto a sus casas para mantener viva la iniciativa. Carreteras que tal y como reconocen los vecinos tienen mucho tráfico pero se conservan en muy mal estado. Tanto que los coches tienen que salirse parcialmente de la vía para evitar los baches.

Porque es un bache excelente, porque es un bache excelente…

Pero esta no es la única iniciativa curiosa que ha llegado en los últimos meses desde Galicia. En enero conocimos gracias a La voz de Galicia que los vecinos de Freixeiro (A Coruña) también protestaron contra el mal estado de sus carreteras con una tarta.

A principios de 2018, un motorista salió despedido al pasar por encima del bache. La víctima, que apenas sufrió algunas contusiones y magulladuras circulaba detrás de una caravana y fue sorprendido en el último momento por el bache, que lo tiró de la moto.

Un año más tarde, los vecinos de la localidad cercana decidieron de forma irónica celebrar un año del suceso. Llevaron una tarta hasta el bache y le cantaron el cumpleaños feliz, “celebrando" que 365 días más tarde, el agujero en la carretera seguía con ellos.