En abril aumentarán las ventas de coches en EE.UU.

Los grandes fabricantes estadounidenses aumentan su producción. Las fábricas hacen horas extra, mientras que los analistas aseguran que el sector empieza su recuperación en EE.UU. La consultora J.D.Power & Associates anuncia que las ventas de coches en este mercado aumentarán en abril cerca de un 9,4 por ciento.

En abril aumentarán las ventas de coches en EE.UU.
En abril aumentarán las ventas de coches en EE.UU.

Los empleados de General Motors tienen que hacer horas extra. El mayor fabricante de vehículos del mundo ha tenido que reformar su producción y ha puesto a funcionar a plena máquina 12 fábricas en EE.UU, plantas a las que esta semana se sumarán otras 11. Tras un nuevo análisis de mercado, sus analistas han llegado a la conclusión de que deben producir 5,4 millones de vehículos más de los estimados. En Ford y en DaimlerChrysler han hecho lo mismo.

La prestigiosa consultora norteamericana J.D. Power & Associates invita al optimismo. Han preguntado a más de 5.000 pequeños distribuidores de toda la nación y, según sus cálculos, la venta de coches se elevará este mes de abril en torno a un 9,4 por ciento.

Esta cifra podría ser aún mayor, ya que estos datos no recogen la venta de coches de las empresas de alquiler, un negocio que empieza a levantar cabeza. Según Paul Ballew, un director ejecutivo de GM, las compañías de alquiler comenzarán a superar los efectos de los atentados del pasado 11 de septiembre.

Sobrevivir a los descuentos
El 11-S marcó un antes y un después en la industria de la automoción estadounidense. Con el fin de mantener el consumo en los mismos niveles y, de paso, darse un baño de patriotismo, los tres gigantes de Detroit – GM, Ford y DC – lanzaron una campaña de financiación sin intereses bautizada como "Keep America Rolling" ("Mantener a América rodando").

Pronto recogieron sus frutos y las ventas se animaron, pero los analistas aseguraban que esta política era pan para hoy, pero hambre para mañana. Para retrasar lo más posible el bache de ventas, las compañías siguieron con sus incentivos. Así, Ford sacó sus "primas a la lealtad", destinadas a clientes de la marca que adquiriesen nuevos modelos.

Las nuevas cifras parecen indicar que esta política no será tan negativa como los analistas preveían y los fabricantes ya han comenzado a rectificar sus agoreras previsiones.