El trazado de la A-2, por fin completo

Se acaba de inaugurar el último tramo aún pendiente de la A-2 entre las localidades de La Panadella y Santa Maria del Camí. Con esta obra se completa el trazado de la autovía A2 entre capitales de provincia de Lleida y Barcelona.

La particularidad de este trazado es que, a pesar de tratarse de una autovía y de encontrarse en Cataluña, no es de pago, como suele ocurrir en estas tierras. Las faraónicas obras de esta infraestructura llevan en marcha desde hace casi 20 años. El primer tramo que se abrió fue el comprendido entre Martorell e Igualada, allá por 1990 (aunque las obras comenzaron mucho antes). Después de estos llegaron los tramos entre Lleida y Tárrega (1992) y entre Tárrega y Cervera (1993). En 1998 se completó el recorrido entre Martorell y la Ciudad Condal y finalmente entre 2001 y la actualidad se han finiquitado los comprendidos entre Cervera e Igualada.

Las opiniones acerca de estas obras son diversas, muchos son los gobiernos locales y autonómicos (en la imagen, el día de la inauguración del último tramo con el actual presidente de la Generalitat, Pasquall Maragall, y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez) que han pasado en la zona durante el proceso de nacimiento de esta infraestructura. Casi todos coinciden en lo mismo: se podría haber llevado a cabo en menos tiempo, algo que habría redundado seguro en una reducción de los accidentes y de las víctimas ocurridos en esta zona. El Consejo de Ministros del pasado viernes autorizó la construcción de un cuarto carril en la A-6 desde Las Matas hasta el túnel de Guadarrama donde se abrirá un nuevo hueco (de peaje). Estas obras contaban con un impedimento legal, la autorización de la Comunidad de Madrid. Pues bien, ya cuenta con la autorización y, con casi dos años de retraso, se pondrán en marcha.