El sector español de componentes del automóvil repuntó en 2010

El sector español de componentes del automóvil repuntó el pasado año en todas sus magnitudes, con especial referencia al empleo y la facturación que fueron fuertemente castigadas en 2009.

Según informó hoy la patronal de esta actividad industrial SERNAUTO, en cuanto al empleo, cerró el último ejercicio completo con una plantilla global de 179.045 trabajadores, un 5,4 % más que en el ejercicio precedente, mientras que la facturación se elevó a 27.161,98 millones de euros, que implican un incremento interanual del 18,1 %.

En 2009, las empresas de componentes del automóvil radicadas en España facturaron 22.988,10 millones de euros, un 23,3 % menos que los 29.970,5 millones de 2008.

Asimismo, se produce una recuperación del empleo, pues el crecimiento ya apuntado en 2010 fue precedido por una disminución en 2009 del 18,4 % respecto a 2008 (169.936 trabajadores frente a 208.766).

En 2009 fueron despedidos unos 30.000 trabajadores de este sector y el doble se vieron afectados por Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) de distinta dimensión.

En el ejercicio anterior de 2008 se vislumbró que la crisis iba a pasar factura a los trabajadores, pues disminuyó un 15 % la plantilla global de esta actividad.

La reactivación tiene su argumento en un mercado doméstico que se cerró con un leve aumento de ventas, frente al descenso de 2009, y en unas exportaciones de las fábricas españoles que se aprovecharon del buen momento de algunos mercados europeos favorecidos por las ayudas públicas a la demanda de vehículos en la primera mitad de 2010.

De este modo, el valor exportado por la industria española de componentes ascendió a 16.257,92 millones de euros, un 21,6 % de crecimiento interanual.

Las importaciones se elevaron a 21.169,7 millones de euros, con un crecimiento global del 16,2 % y en su destino a la industria fabricante aumentó un 22,2 %, a la industria propia de componentes un 7,1 % y al mercado de recambio un 6 %.

Las empresas invirtieron en el ejercicio completo un 4,5 % sobre la facturación lo que equivale a unos 1.300 millones de euros en términos netos.

De estas inversiones, al área de I D i se destinó un 1,4 % de la cifra de negocio, o lo que es lo mismo, en torno a unos 400 millones de euros.

En el área laboral, este sector se ha beneficiado también de una reducción del absentismo laboral en un 28,7 %, colocando el índice en el 3,4 %.