El rey llega a Cádiz para participar mañana en la Cumbre Iberoamericana

El rey ha llegado esta noche a Cádiz para participar en la XXII Cumbre Iberoamericana, que comenzará mañana en la capital gaditana con la asistencia de la reina y los príncipes de Asturias.

Don Juan Carlos ha viajado en avión de Madrid a Jerez y, desde esta ciudad, se ha desplazado en automóvil hasta el Parador Nacional de Cádiz, residencia de la delegación española durante la cumbre, donde permanecerá alojado durante su estancia en la capital gaditana y mantendrá mañana reuniones bilaterales con otros jefes de Estado.

Tras haber recibido esta mañana en el palacio madrileño de la Zarzuela al presidente dominicano, Danilo Medina, el rey tiene previsto entrevistarse mañana en el Parador de Cádiz, a partir de mediodía, con los jefes de Estado de Colombia, Juan Manuel Santos, y el de Ecuador, Rafael Correa.

También tenía concertado un encuentro bilateral con el presidente uruguayo, José Alberto Mujica, pero este mandatario ha cancelado hoy su viaje a Cádiz y su posterior visita oficial a España por prescripción médica, ya que, ante los dolores que sufría en la pierna derecha, se le practicó una ecografía que detectó una pequeña obstrucción en una vena.

La reina y los príncipes, que tienen previsto llegar a Cádiz a primera hora de la tarde, acompañarán al rey en la visita de los participantes en la cumbre al Oratorio de San Felipe Neri -sede de las Cortes Constituyentes de 1812-, a la que don Juan Carlos llegará después del tradicional almuerzo con el presidente de México que celebrarán el rey y el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Don Felipe -que ya asistió a la anterior cita iberoamericana en suelo español, la celebrada en Salamanca en 2005- y doña Letizia también acudirán junto a la reina a la ceremonia inaugural de la cumbre, organizada en el Teatro Manuel de Falla, donde el rey pronunciará un primer discurso.

Los príncipes acompañarán igualmente al rey en la cena que ofrecerá a sus invitados en el Parador Nacional, si bien doña Letizia, una vez concluidos los actos institucionales del viernes, no permanecerá en Cádiz la jornada del sábado, mientras que existe la posibilidad, aún no confirmada, de que don Felipe asistiera ese día junto al monarca a las sesiones de la cumbre.

En paralelo a las reuniones de la cumbre, doña Sofía seguirá el programa organizado para las primeras damas, que incluye visitas a una exposición de arte contemporáneo y a la catedral de Cádiz, así como un desplazamiento a Jerez para conocer la Real Escuela de Arte Ecuestre y acudir a unas célebres bodegas, donde almorzarán.

El rey, que tiene previsto saludar personalmente uno a uno a todos los invitados el sábado, antes del inicio de las sesiones de trabajo, ha querido mantener una participación activa durante toda la cumbre, pese a las molestias que sufre en la cadera.

Don Juan Carlos desea completar sus compromisos iberoamericanos el lunes 19 en el Palacio Real, donde ofrecerá un almuerzo a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, si bien ha aplazado una visita a París que tenía previsto realizar la próxima semana por consejo de los médicos, que le han recomendado bajar el ritmo de sus actividades para no deteriorar sus articulaciones.

Tras su reciente viaje a la India, en el que desarrolló un intenso programa de trabajo y actos protocolarios en Bombay y Nueva Delhi, los facultativos le aconsejaron tomarse con más calma sus actividades oficiales.

El rey fue intervenido quirúrgicamente el pasado abril en el Hospital USP San José, primero por una fractura en la cadera derecha como consecuencia de un accidente en Botsuana y días más tarde por una luxación en el mismo hueso producida por un mal movimiento tras una audiencia oficial, y el 16 de octubre acudió a este mismo centro sanitario para una revisión médica de la cadera.