El regreso de Chávez tranquiliza a la Opep

El cambio de presidente en Venezuela había causado ciertas tensiones en el seno de la Opep, ya que se sospechaba que Carmona pensaba "saltarse" las políticas de restricciones en la producción de crudo que han conseguido mantener el precio del petróleo en los momentos de crisis.

Venezuela es uno de los principales productores de crudo en el mundo y como tal es uno de los miembros con mayor peso dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep). Este hecho y el de que la secretaría general del cártel esté en manos de Alí Rodríguez, ministro de Petróleo venezolano, son dos motivos muy importantes para que la crisis recién atravesada por el país americano haya causado, al menos, "confusión dentro de la Opep y en el mercado internacional del crudo.

Con el regreso de Chávez (en la foto) al Gobierno, el resto de miembros de la Opep han respirado aliviados, ya que ha sido desde Venezuela desde donde siempre se ha insistido más para que se mantenga firme la política de cuotas para establecer un precio mínimo del barril de crudo.

En la Opep se sospechaba que el nuevo presidente venezolano, Pedro Carmona, pretendía aumentar de forma drástica su producción, saliéndose incluso de la organización para exportar todo el crudo que quisiese. Esta medida hubiera "tirado" los precios del oro negro, pero le hubiera venido muy bien a Estados Unidos, el principal comprador de crudo del país presidido por Chávez.

Así, el mercado internacional del crudo ha vuelto a su senda, después de los vaivenes de los últimos días, y la cotización del barril ha vuelto a subir en los últimos días.