El Rally de Montecarlo arranca bajo la nieve

No hace tanto que acabó el Mundial 2000, pero los aficionados ya empezaban a impacientarse. La gran competición vuelve y lo hace a lo grande. El mítico Rally de Montecarlo, forja de tantas leyendas, arranca un año más para marcar el punto de partida a un Mundial que se promete disputado.

El Rally de Montecarlo arranca bajo la nieve
El Rally de Montecarlo arranca bajo la nieve

La nieve no ha querido perderse la cita y se ha instalado en casi todos los tramos del rally mucho antes que los aficionados. Este elemento dará más emoción a una carrera ya de por sí excitante. La afición espera ansiosa para ver el comportamiento de los nuevos coches que presentan los equipos y para comprobar in situ el estado de forma de sus ídolos de cara la

Untitled Document

Mundial 2001 . Mañana lo verán todo.
La organización del Automobile Club de Montecarlo ha modificado las condiciones del rally. Para empezar, se ha reducido a 60 el número de coches inscritos, para evitar los ya tradicionales problemas de logística. También se han alterado las rutas habituales, de modo que las tres etapas que componen la prueba tendrán principio y final en el Principado de Mónaco. Se elimina así la necesidad de pasar la noche en otras localidades, algo que era un auténtico trastorno para participantes, asistencias y prensa.
El recorrido, en consecuencia, ha variado un tanto. Hay alguna novedad, pero, por supuesto, no faltará el complicado y mítico Col de Turini, uno de esos tramos que encumbran a los pilotos para siempre.
En total, los participantes cubrirán 1.747,64 kilómetros, de los que 392,18 se disputarán contra el reloj en 15 tramos divididos en tres etapas. La primera echará a andar en la mañana del viernes. Las condiciones climatológicas condicionarán mucho el resultado del rally. Este año, la reglamentación sólo deja tener dos tipos de neumático por prueba. Sin embargo, con nieve, se pueden incluir otros dos. Aun así, los tramos de Montecarlo alternan las zonas nevadas con las zonas mojadas o secas. También hay muchas áreas descarnadas y muy sucias, con lo que la elección de las gomas resultará más complicada que nunca.

Sainz, a por el primer podio
Especialista en calzar bien al coche es Carlos Sainz, que afronta su decimotercer Montecarlo. El español quiere espantar de una vez el fantasma de la mala suerte y, para ello, nada mejor que empezar ganando.
Estrena coche, el Focus RS WRC1, que, además de pesar menos que el anterior, monta nuevos neumáticos Pirelli, en lugar de los Michelín del año pasado.
El madrileño quedó segundo el año pasado y ha ganado en tres ocasiones sobre el asfalto de los Alpes Marítimos.
Claro que Sainz no estará solo en la lucha por el título. En su propio equipo le hacen la competencia dos aspirantes: McRae y Delecour, que ha vuelto a Ford después de unos años.
Peugeot, los grandes campeones del año pasado, vuelven con ganas de rematar a sus oponentes y extender su dominio a los años venideros. Tienen un coche muy poderoso que rindió a un nivel excelente en 2000. Si mantiene sus prestaciones de final de temporada, será el claro favorito, sobre todo en Montecarlo, un rally que casi corren en casa y que conocen a la perfección. Además, tendrán ganas de resarcirse de la vergüenza que sufrieron hace un año, cuando se les quedaron los 206 WRC parados por el frío en el parque cerrado. En esta prueba, Gronholm, el campeón, luchará sólo por sus propios puntos. Por los de la escudería lucharán Auriol y Panizzi, especialistas de asfalto, sobre todo el último. El finlandés apenas conoce Montecarlo, razón por la que Peugeot ha querido "liberarle" de la pelea por los puntos de marcas. Suena un poco a degradación, pero Gronholm no ha querido darle importancia.
Habrá que prestar atención al nuevo Subaru Impreza de cuatro puertas, que se estrena en esta carrera con un Burns que pide a gritos su revancha. Tampoco hay que dejar de lado a Makinen, el gran campeón destronado. El finlandés estrena una magnífica evolución de su Mitsubishi, pero no parece a la altura de los demás.
Por último, los españoles estaremos atentos a lo que haga Chus Puras, que correrá con un Citroën Saxo Kit Car. En la nieve, este tracción delantera no tendrá muchas opciones contra el poderío de los cuatro por cuatro.
Así, la línea de partida estará lista. Un año más, el Mundial de Rallies inaugura la emoción del automovilismo. Y lo hace, claro, en Montecarlo, tierra de gestas y leyendas.
Los mejores vídeos